Le tocó

El presidente Juan Manuel Santos y el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, tienen claro que para sacar la reforma al sistema de salud, antes de que termine el año, se requiere enviar mensaje de urgencia al Congreso para su estudio. No obstante, la presión de algunos congresistas, que amenazaron con ponerle el freno al estudio de la medida debido a una supuesta «inconveniencia», obligó al mandatario a anunciar este sábado que ya no pedirá prioridad en el estudio del proyecto.
El Jefe del Estado aseguró en una reunión del Acuerdo para la Prosperidad que la decisión de no apurar el trámite de la ley la tomó luego de escuchar a varios congresistas, entre ellos el presidente del Congreso, Roy Barreras y el senador Jorge Ballesteros, que así se lo pidieron. Según Santos, es necesario que el nuevo sistema de salud que operará en Colombia sea ampliamente discutido con todos los sectores interesados, pero en especial por los usuarios.
Aunque el presidente cedió a las peticiones de los senadores, también exigió compromiso de parte del Congreso en el estudio del proyecto, de lo contrario, se le entendió decir mandaría el mensaje de urgencia.

Compartir: