Obama advierte de amenaza extremista en Siria

AMAN, Jordania — Deseoso de impedir que la guerra civil en Siria devenga en una crisis mayor, el presidente estadounidense Barack Obama manifestó el viernes preocupación de que ese país se convierta en refugio de los extremistas cuando el presidente Bashar Assad sea derrocado.

Al lado del rey Abdalá II de Jordania, Obama dijo que la comunidad internacional debe trabajar en conjunto para garantizar la existencia de una oposición creíble lista para entrar en escena en Siria.

«Algo se ha roto en Siria y la reparación no será perfecta de inmediato, incluso después de que Assad se haya ido», dijo Obama. «Pero podemos comenzar el proceso de avanzar en una mejor dirección, y tener una oposición unida es crucial para ese propósito».

Dijo que seguramente Assad dejará el poder, aunque hay gran incertidumbre en cuanto a la fecha en que eso tendrá lugar.

«Me preocupa mucho que Siria se convierta en un enclave del extremismo», dijo Obama, quien agregó que el extremismo prospera en el caos y en los estados fallidos. El resto del mundo tiene gran interés en garantizar que surja una Siria que funcione adecuadamente, agregó.

«El resultado en Siria no será el ideal», reconoció. El fortalecimiento de una oposición creíble es crucial para minimizar las dificultades, agregó el mandatario.

Interesado en superar otra fuente de tensión en la región, horas antes el viernes el presidente propició una llamada telefónica entre los primeros ministros de Israel y Turquía que derivó en la restauración de las relaciones diplomáticas normales entre ambos países.

Obama llegó a Jordania procedente de Israel, donde el primer ministro Benjamin Netanyahu telefoneó a su colega turco, Recep Tayyip Erdogan, y le ofreció sus disculpas por la muerte de nueve activistas e Turquía durante una operación naval israelí contra una flotilla internacional que se dirigía a Gaza.

«Fue oportuno que tuviera lugar esta conversación», dijo Obama.

En conferencia de prensa con Abdalá, Obama dijo que su gobierno trabaja con el Congreso para facilitar este año a Jordania una asistencia adicional de 200 millones de dólares con el fin de que haga frente a la llegada multitudinaria de desplazados procedentes de Siria.

Abdalá dijo que los refugiados en el país son más de 460.000 y posiblemente la cifra se duplicará para finales de 2013, equivalente a que Estados Unidos tuviera 30 millones de refugiados, afirmó.

Obama también dijo que seguirá esforzándose con la esperanza de que israelíes y palestinos alcancen un acuerdo de paz.

«La ventana de oportunidad aún existe, pero cada vez es más y más difícil», dijo el presidente. «La desconfianza aumenta en lugar de disminuir».

El rey y la corte militar de Jordania dieron a Obama una bienvenida con gaitas y una unidad de guardias con espadas, antes de que ambos gobernantes procedieran a conversaciones centradas en la guerra civil en Siria.

Obama también busca impulsar los esfuerzos de Jordania para emprender una reforma al gobierno del país a fin de que evite una revolución al estilo de la llamada Primavera Arabe, la cual devino en la caída de los gobernantes en Egipto, Túnez y Libia tras muchos años de estar en el poder. AP

Compartir: