Asesinan joven de 16 años para robarle celular

A bordo de una buseta fue asesinado a sangre fría en el centro de Bogotá, un joven estudiante de 16 años, para robarle el teléfono celular.
El salvaje hecho se registró a la altura de la Calle 19 con carrera décima, cuando el muchacho trató de oponer resistencia a un grupo de delincuentes que abordó el vehículo de servicio público para atracar a los pasajeros.
La joven víctima fue identificada como Johan Steven Morales, hijo de un vendedor ambulante y estudiante de secundaria, quien fue atacado brutalmente a puñaladas por uno de los atracadores, por negarse a entregar el celular.
El adolescente pereció en forma instantánea, sin que ninguno de los ocupantes de la buseta hiciera algo para evitarlo.
El papá del muchacho Freddy Morales dijo que a su hijo lo “mataron como a un perro”.
“Le daban cuchillo y él, parece, puso las manos para protegerse porque las tenía cortadas. Después de estar desangrado, el desgraciado me lo degolló, me le cortó todo el cuello”, precisó.
Johan Steven Morales entró así a engrosar la larga lista de personas asesinadas en Bogotá y otras ciudades del país para robarles el celular, pese a las medidas adoptadas por el gobierno con relación a la venta de móviles hurtados.
Lo hizo a través de una resolución del ministerio de la tecnologia y la información, para bloquear todos los teléfonos robados o declarados perdidos.
También en la Ley de Seguridad Ciudadana se fijaron penas de ocho años de prisión a los ladrones de celulares o a quienes manipulen, reprogramen, remarquen o modifiquen celulares. La condena, por supuesto, aumenta considerablemente si la persona es asesinada.
Sin embargo, un menor de edad involucrado en el atraco y posterior asesinato del abogado Juan Guillermo Gómez, para robarle el BlackBerry, el 17 de junio del 2012 en el exclusivo sector de Rosales, en el norte de Bogotá, fue condenado apenas a 5 años de presidio.

Compartir: