Movimiento estudiantil entregará proyecto de ley educativa al Congreso

La Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE) tiene un proyecto de ley educativo que esperan entregar al Congreso colombiano, así lo aseguró el vocero de dicho colectivo, Oscar Londón, en entrevista a teleSUR desde Bogotá. Las declaraciones las dio este jueves, en el marco de masivas marchas que han congregado a más de 200 mil estudiantes en las calles de las principales ciudades colombianas.

El representante de la MANE adelantó que el mencionado proyecto, hecho democráticamente por los estudiantes, propone de forma general, cuatro grandes ámbitos de exigencias: la «financiación plenamente estatal para las universidades publicas»; la cancelación de las deudas que «estudiantes han adquirido a entidades bancarias» para poder prepararse académicamente; «democracia dentro de las universidades publicas y privadas» ya que los estudiantes, profesores y empleados universitarios no eligen a los directores y rectores de sus casas de estudio, lo hace el ministerio de Educación; y la ampliación de los campos universitarios, inversión en campo docente en infraestructura, en investigación «para mejorar la calidad de la educación en el país».

Londón añadió que el movimiento estudiantil ya ha «demostrado al Gobierno y a la opinión pública que es posible (la educación pública gratuita y de calidad), y es una obligación del Estado garantizar la educación como derecho fundamental»

El MANE convocó a marchar este jueves a estudiantes de todas las capitales departamentales para defender su propuesta, como medida previa al Congreso Educativo que se realizará, en abril próximo y donde seguirán debatiendo el borrador de ley, en la norteña ciudad de Medellín.

«Queremos una educación que implique financiación del Estado, que se convierta en un derecho fundamental y en un bien común», afirmó Jairo Rivera, uno de los líderes de MANE, a la agencia Prensa Latina.

Asimismo, Rivera recordó que el gremio reclama “un nuevo modelo que sea universal, que sirva para crear ciencia, cultura, para la recomposición de la soberanía colombiana, para que exista un diálogo sobre la participación de la sociedad en la toma de decisiones frente a la paz con justicia social».

En su convocatoria, los estudiantes piden «denunciar la crisis universitaria con creatividad, fuerza y unidad, porque la gratuidad con calidad sí es posible».

En la capital del país, Bogotá, marchan las comunidades educativas de la Universidad Nacional, el Colegio Mayor de Cundinamarca, la Universidad Distrital, la de Pedagogía, junto a otras casas de estudios superiores de carácter público y privado. El punto final de la movilización será la Plaza Bolívar.

Marcha de educadores

A la movilización estudiantil se sumó, de manera anticipada, la marcha emprendida este miércoles por el gremio de educadores en varias ciudades colombianas, quienes además de exigir mejoras en la calidad de la educación pública, también demandan mejores condiciones laborales.

En Bogotá, decenas de miles de maestros fueron acompañados por estudiantes universitarios, hasta finalmente entregar a una delegación gubernamental un pliego de peticiones.

«Queremos llamar la atención del Gobierno porque la situación es inaguantable. Es una advertencia. Llevamos ya dos años pidiendo que se cumpla con los compromisos adquiridos», dijo Senén Niño, presidente de la Federación Colombiana de Educadores.

Los maestros reclaman también la optimización de sus sistemas de atención en salud y jubilación, así como cuestionan las iniciativas que permiten dar en concesión la administración de algunas escuelas públicas, una acción que consideran llevará a la «privatización» de la enseñanza.

En Colombia existen alrededor de 330 mil maestros que atienden a más de ocho millones de niños y adolescentes que estudian en escuelas públicas, según cifras oficiales.

Por su parte, el Gobierno rechazó la jornada de movilización del magisterio, tras recordar que existe un diálogo abierto con los educadores para discutir los problemas que afronta el sector.

El pasado martes, la ministra de Educación, María Fernanda Campo, dijo que las marchas convocadas para miércoles y jueves -por estudiantes y educadores- son “absolutamente injustificables”, ya que el Gobierno «abrió las puertas al diálogo”. Telesur

Compartir: