Condenan a familia por esclavizar niña durante 12 años

La Corte Constitucional colombiana condenó a una familia a indemnizar a una mujer sometida durante doce años a trabajos forzados, servidumbre doméstica y abusos sexuales, después de haberla apartado de su familia cuando tenía 6 años.

«Amalia», nombre supuesto con el que se protegió la identidad de la víctima, denunció haber sido «objeto de explotación, maltrato físico, abuso sexual y tortura» durante doce años por parte de la familia de un capitán de Anzoátegui, en el Tolima (centro-sur), que la trasladó hasta Bogotá «en calidad de esclava».

Según consta en el auto dictado el 12 de diciembre de 2012 y conocido hoy, «Amalia» consiguió huir con la ayuda de un chófer, y afirmó que no denunció los hechos hasta ahora por miedo.

La víctima decidió finalmente acudir a la Justicia al tener en cuenta que los demandados tenían una edad avanzada y podrían haber muerto pronto, por lo que su caso podía quedarse en la impunidad y su origen en situación de incógnito.

El desconocimiento sobre su pasado, así como el trato al que fue sometida, le ha causado, según el auto, importantes secuelas de estrés postraumático, lesiones psíquicas y secuelas emocionales que han condicionado y condicionan su desarrollo personal.

La Sala concluyó que «Amalia fue sometida a trabajos forzosos, a trata de personas e incluso a cierta modalidad de esclavitud» al ser obligada a «trabajar sin remuneración alguna, tener relaciones sexuales con el capitán, servir, someterse y callar».

Asimismo, constata que «la violencia sexual de la que fue víctima la tutelante fue una forma de presión y control ejercida por el demandado» que demuestra la vulnerabilidad de «Amalia» ante lo sucedido.

Por todo ello, la Corte Constitucional condenó a los demandados al pago de una indemnización por los daños que le causaron, a su salud emocional, integridad y dignidad por negarle su identidad y origen familiar y vulnerar sus derechos a la libertad, educación, verdad, justicia y reparación.

Un juez de primera instancia tendrá ahora que establecer la cuantía de la indemnización.

El Constitucional ordenó al Ministerio del Interior colombiano que ofrezca ayuda a «Amalia» mediante el Grupo de lucha contra la trata de personas y «coordine las investigaciones necesarias para encontrar su familia y reconstruir su pasado».

La Corte manifestó que, «pese a las medidas adoptadas, estudios recientes muestran que la situación en Colombia sigue siendo preocupante y se requieren mayores medidas para combatir este problema».

Según un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Universidad de los Andes de 2011, citado en el mismo fallo, el trabajo forzado es la segunda modalidad de trata de personas que más se denuncia en Colombia.

Compartir: