Por amenazas contra su vida, el Charrito Negro se va de Tuluá

El reconocido intérprete de música popular, Juan Gabriel González, más conocido como El Charrito Negro, junto con su esposa y sus hijos, tuvieron que abandonar la ciudad de Tuluá en las últimas horas por amenazas en contra de sus vidas.

Miembros de una presunta banda criminal amenazaron al cantante a través de llamadas telefónicas, panfletos y sufragios que le dejaban en su casa y en su finca, ubicada en el corregimiento de Tres Esquinas, pues pretendían que les pagara $50 millones.

Según El Charrito Negro, el acoso por parte de los delincuentes lo estaba sufriendo desde septiembre del año pasado, por lo que denunció esta situación al Gaula de la Policía.

Compartir: