En Soledad, Atlántico, registran niño con el nombre del nuevo Papa: Francisco

En el municipio de Soledad, Atlántico, una humilde pareja esperó la fumata blanca en el Vaticano y la confirmación del nuevo Papa, para ponerle a su bebé el nombre del sucesor de Benedicto XVI, es decir, Francisco.
No obstante, le agregaron el número uno, para registrarlo como Francisco Primero Matias Martínez Flórez.
Como lo informamos oportunamente, el Vaticano aclaró que el nombre del nuevo Papa es simplemente Francisco, sin ningún número adicional.
En todo caso, cuando se se produjo la fumata blanca, a las 7 y 6 minutos hora de Roma, en Soledad a la una de la tarde con 6 minutos ( hora colombiana), los esposos, Rafael Humberto Martínez y Luz Dary Florez, salieron en carrera, abordaron un bus urbano y se dirigieron a la Notaría Primera del municipio con el fin de oficializar el nombre de su primogénito.
Precisamente fue a bordo del bus de servicio público que escucharon la voz emocionada de un locutor que anunciaba que el argentino Jorge Mario Bergoglio, era el nuevo pontífice y que se conocería como “Francisco Primero”.
Según la crónica regional de El Heraldo, la pareja de católicos soledeños ya tenía claro con que nombre registrarían a su pequeño nacido el 17 de diciembre del 2012.
Francisco Primero Matías, es el nombre con que fue registrado en la Notaría Primera de Soledad, esta criaturita de ojos almendrados, brazos rollizos y mejillas sonrosadas, que desde ayer, fue elevado a la categoría de ‘Sucesor de Pedro’ por el folclor y la imaginería popular.
“Mi mamá ya me estaba llamando a preguntarme ‘ajá y cuando traen al ‘papa’ ” dijo Luz Dary, mientras terminaban de ajustar detalles del registro del niño en Soledad.
“Inicialmente queríamos que se llamara Matías, que significa regalo o don Dios, y a raíz que el papa Benedicto XVI renunció, decidimos esperar a ver como se llamaría el nuevo papa para que el niño se llamara así”, agregó Luz Dary.
“Nosotros estábamos esperanzados en que Ángelo, el cardenal brasileño, quedara como papa, porque un hermano mío se llama Ángelo y se parece al niño, pero no fue así”, relató Rafael Martínez, el auxiliar de construcción que labora en Albania, La Guajira.
“No habíamos podido registrar al niño porque yo vengo cada mes o 15 días y no estaba aquí. Después pasó lo de Benedicto XVI y decidimos esperar a que yo estuviera acá de descanso y que eligieran un nuevo papa”, explicó.
Los nombres muchas veces marcan un destino y este niño desde ya, en las mismas dependencias de la notaría lo llaman su ‘Reverencia’, ‘Pontífice’ y otras linduras de ese tipo.
-Y qué dice ese ‘papa’ precioso y cachetón- le dice una de las funcionarias de la notaria enterada del nombre con que fue registrado este nuevo sin tocayo.
Resulta sencillo imaginar a este niño en unos años en el colegio, o en el barrio, recibiendo los embates del genio humorístico de nuestro Caribe – pase su ‘Santidad’, una bendición ‘Santo Padre’, bienvenido ‘Vicario de Cristo’- y otras chanzas por el estilo que tienen sin cuidado a sus católicos padres, para los que elegir este nombre particular no significó otra cosa que una bendición y un designio divino.
Francisco Primero Matías, podría resultar el primer bebé en todo el mundo que ya está registrado con el nombre de reinado del primer papa latinoamericano en toda la historia de la Iglesia Católica.
“Aquí registramos cerca de 80 niños al día. Esta es la notaría de la gente popular y estas ocurrencias solo le nacen a las personas de clase popular, que desde el mismo nombre intentan cambiarle el destino a sus hijos”, dijo Joao Herrera, Notario Primero de Soledad.
“Aquí registramos un Falcao, un Milan Piqué, un Obama, un Junior Campeón, un Flecha Veloz y muchos otros nombres rimbombantes, famosos o importantes”, agregó Herrera.
Lo cierto es que este ‘papa’, el soledeño, Francisco Primero Matías, con sus ojos relucientes y soñadores, escruta un mundo que aún le resulta ajeno y novedoso y desde su balcón personal ya nos regala su bendición con su ternura e inocencia. (Foto y crónica cortesía del diario El Heraldo)

Compartir: