Hollman Morris es absuelto respecto a concierto de McCartney

La Procuraduría General de la Nación absolvió de toda responsabilidad disciplinaria al señor Hollman Felipe Morris Rincón, en su calidad de gerente del Canal Capital, investigado por hechos relacionados con el contrato de cesión de derechos de emisión del concierto del artista Paul McCartney, suscrito con la empresa Fernán Martínez Communications SAS el 16 de abril de 2012, conforme explicó la institución en un comunicado.

De acuerdo con el Ministerio Público, el señor Morris Rincón era investigado disciplinariamente por la ausencia de estudios de conveniencia y necesidad completos para fundamentar la verdadera necesidad de la contratación de la cesión de los derechos de transmisión para radio y televisión del citado concierto, realizado el 19 de abril de 2012 en la ciudad de Bogotá y en el que se invirtieron más de 900 millones de pesos.

Así mismo, se cuestionó la gestión de los recursos del Distrito Capital en cabeza de una empresa industrial y comercial del Estado del orden Distrital en el marco de esta contratación, teniendo en cuenta que en más del 90 por ciento los recursos obtenidos de la venta de pauta publicitaria resultaron ser dineros de empresas del mismo Distrito.

Frente a este proceso disciplinario el Órgano de Control concluyó que aunque el comportamiento del señor gerente de Canal Capital está encuadrado en una conducta disciplinaria por vulnerar los principios contractuales de planeación y responsabilidad, se puede observar que la misma no incidió en la garantía de la función pública, como lo advirtió inicialmente la Contraloría de Bogotá.

Por consiguiente, la conducta no fue sustancialmente ilícita, razón por la cual la Procuraduría General de la Nación absolvió al investigado.

De otra parte, la decisión indicó que si bien el señor Hollman Morris »pudo producir una gestión antieconómica para los recursos de la ciudad y aunque en la Contraloría Distrital nunca se inició un juicio formalmente por estos hechos, también es cierto que dicha entidad de control realizó la devolución y archivo del hallazgo fiscal primariamente remitido a este ente de control disciplinario», razón por la cual se concluyó que esta conducta está desprovista de ilicitud sustancial.

Compartir: