La reina Isabel fue internada en Londres por una gastroenteritis

PARIS. CORRESPONSAL – 04/03/13
Por primera vez en 10 años, la reina Isabel II fue internada ayer a la tarde en un hospital por una fuerte gastroenteritis. La monarca británica llegó al hospital King Edward, en el centro de Londres, en su propio automóvil desde el palacio de Windsor, su residencia principal, y donde descansaba desde el viernes pasado con síntomas de la enfermedad.

La soberana, de 86 años, y el príncipe Felipe, su marido, debían cumplir con una visita oficial a Italia el miércoles y jueves próximo por invitación del presidente Giorgio Napolitano, un gran royalista.

Pero el viaje ha sido cancelado hasta nuevo aviso. Todo estaba preparado en Roma para recibirlos con toda la pompa real, a pesar de la crisis política.

La reina y el duque de Edimburgo iban a mantener un almuerzo privado y después, una visita oficial al monumental Panteón, donde están sepultados dos reyes italianos.

“La reina está siendo atendida en el hospital King Edward VII por una gastroenteritis. Como precaución, todos los compromisos oficiales por esta semana han sido anulados o pospuestos lamentablemente”, declaró en un comunicado el palacio de Buckingham.

El hospital es el mismo donde fue internada Kate, la duquesa de Cambridge, durante el inicio de su embarazo, en diciembre, y es el lugar donde habitualmente se atienden los miembros de la familia real británica.

La reina permanecerá al menos dos días internada, hasta que se le hagan análisis, estén sus resultados y los médicos puedan diagnosticar su enfermedad con más medios y estudios que en el palacio de Windsor, se informó.

Pese a la alarma que generó la internación de la reina, el vocero de la casa real sostuvo que la Isabel II se encuentra “con buen ánimo y buena salud”, más allá de los síntomas de la gastroenteritis. “Esta es una medida de precaución. No fue llevada inmediatamente al hospital con sus primeros síntomas. Esto es para que los médicos tengan más facilidades para diagnosticar”, explicó el vocero.

La gastroenteritis es una infección en el estómago y la vejiga, que afecta a una de cada cinco personas por año en Gran Bretaña. Puede ser producida por un virus o por una infección estomacal. Esa infección interfiere con la capacidad de los intestinos de absorber agua y sus síntomas incluyen diarrea, vómitos y deshidratación. Es altamente contagiosa.

La edad avanzada puede complicar los síntomas, especialmente la deshidratación. Es probable que la soberana esté siendo especialmente hidratada en el hospital, según los especialistas, y que esté aislada para no contagiar a nadie.

Su última actividad oficial fue el jueves pasado, cuando entregó condecoraciones en el palacio de Buckingham.

El viaje a Italia iba a ser su único viaje oficial al exterior hasta fin de año porque, a su edad, su actividad en el extranjero se ha reducido. La última vez que estuvo internada fue en 2003, cuando tuvo problemas en la columna y una hemorragia en un ojo. A diferencia de la reina Beatriz de Holanda, la soberana británica, que ya cumplió 60 años de reinado, no piensa abdicar y morirá en el trono.

Compartir: