Gina Parody rompió la diplomacia y arremetió contra Gustavo Petro

BOGOTA, 03 de Marzo _RAM_ En varias ocasiones la saliente Consejera para Bogotá, Gina Parody, había defendido la gestión de la Administración Distrital, y hasta fue ella quien anunció que el Gobierno no avala la propuesta de revocatoria de Gustavo Petro, pero sus últimas declaraciones dejaron de un lado la diplomacia exigida por la Casa de Nariño y la emprendió punta en lastre contra la administración de Petro.
Parody, quien en los próximos días asumirá la jefatura del Sena, señaló que el Alcalde Mayor es una persona “incapaz de trabajar en equipo, gobernar y ejecutar sus proyectos”, y agregó que “Petro no es capaz de oír”.
La excandidata a la Alcaldía de Bogotá, también recordó que durante la actual administración se ha registrado una masiva ola de renuncias por parte de miembros del gabinete, lo que a su parecer “golpea” la planeación a futuro de la capital del país.
“17 altos funcionarios le renunciaron en los primeros 14 meses. Eso está golpeando muy duro a la ciudad. Y cuando se golpea a la capital, se termina afectando seriamente planes y propósitos nacionales” declaró Parody a el diario El Tiempo.
La Funcionaria increpó al Alcalde por la crisis de las basuras en diciembre pasado, y por haber dejado perder 130 mil millones que la Nación había asignado para la construcción de TransMilenio hasta el aeropuerto.
En la entrevista al diario, Parody explicó que “El Gobierno Nacional cumplió con todo en las fechas indicadas, Opaín cumplió con todo, y el Distrito no quiso cumplir con ese convenio por una instrucción directa del alcalde”.
También mostró su molestia por los retrasos y dificultades que ha enfrentado el programa de Viviendas Gratis en la capital del país, donde aseguró que de 8.000 que se tenían presupuestadas, la administración de Petro dejó perder 3.000, y advirtió que la iniciativa de MinVivienda se ha ejecutado de manera exitosa en todo el país, no siendo este el caso de Bogotá.
En la entrevista que publicó este domingo el rotativo, la saliente Consejera para Bogotá también defendió su gestión en el actual cargo, y aseguró que lejos de poder calificarse como un fracaso, su dimisión obedece a su decisión de dedicarse a lo que calificó como una de sus principales obsesiones: La educación.

Compartir: