Investigan si hay conexión entre atentados realizados en centros comerciales de Cali

Cuatro personas muertas y tres capturadas, es el saldo de dos ataques sicariales registrados en la mañana de este jueves en dos centros comerciales de Cali.

El general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía Metropolitana, informó que el primer homicidio se presentó en el centro comercial Chipichape, al norte de la ciudad, hacia las 11:30 a.m., cuando un hombre salía de un gimnasio y se disponía a entrar a una peluquería.

El hombre, identificado como Jorge Iván Gómez Guevara, abogado penalista de profesión y quien no tenía antecedentes judiciales, recibió cuatro impactos de bala y fue trasladado a un centro asistencial, donde murió.

El abogado Gómez Guevara era oriundo de la ciudad de Tuluá, ciudad en la que adelantaba varios procesos jurídicos.

La Policía confirmó que en la balacera también murió un estilista que trabajaba en la peluquería JetSet, en la cual era atendida la víctima del atentado.

El general Castañeda explicó que la patrulla del cuadrante, junto con la seguridad del centro comercial, capturaron al presunto autor del ataque y le decomisaron una pistola nueve milímetros. «Se dio aviso al cuadrante del sector y capturaron a un joven, de aproximadamente 17 años, que sería el responsable», afirmó.

En el sur de Cali
Minutos después, en el centro comercial Palmetto, en el sur de Cali, se registró una balacera en plena plazoleta de comidas que dejó dos personas muertas y dos más capturadas, en un hecho que según las autoridades involucró a miembros de bandas delincuenciales al servicio del narcotráfico.

Según dijo a El País el comandante de la Policiía Metropolitana, las primeras investigaciones indican que en ese lugar se encontraban reunidos varios hombres que trabajaban para los hermanos ‘Comba’ (Luis Enrique y Javier Antonio Calle Serna), actualmente en manos de la justicia de Estados Unidos, sindicados de delitos de narcotráfico.

Otra fuente, que pidió reserva de su identidad, dijo a El País que una de las víctimas de ese atentado, un joven de 25 años identificado como alias Pecueca, sería quien habría citado a la reunión para hablar sobre cuentas relacionadas con negocios de droga.

En medio del encuentro dos de los asistentes atacaron a bala a este hombre. Según versiones extraoficiales, alias Pecueca sería parte de las estructuras sicariales de alias Palustre, quien es uno de los actuales cabecillas de la banda criminal de ‘los Rastrojos’ en el Valle.

Las autoridades investigan si la otra víctima de este atentado, al parecer hermano de ‘Pecueca’, es una de las personas que disparó en medio de la balacera, pues cerca del sitio fueron encontradas dos armas de fuego.

Además, las autoridades capturaron a los otros dos presuntos pistoleros, quienes tienen entre 18 y 19 años y estaban indocumentados. Estos hombres tenían en su poder dos pistolas nueve milímetros.

El general Castañeda explicó que, por el momento, no hay elementos que vinculen los dos atentados sicariales registrados sobre el mediodía de este jueves en Cali. Sin embargo, afirmó que esta hipótesis no está descartada y se trabaja para establecer si existe alguna relación.

Otro homicidio
Además de estos dos hechos, hacia las 1:30 p.m. se registró otro homicidio en la calle 13A con carrera 69, en el sur de Cali.

La víctima, un hombre identificado como José William Gaviria Azcarate, iba a subirse a su vehículo cuando fue atacado a bala por dos hombres que se movilizaban en motocicleta.

Presidente el Congreso se pronuncia

El presidente del Congreso, Roy Barreras, envío un fuerte pronunciamiento al ministro de Defensa, a propósito de los últimos hechos de sicariato ocurridos en la capital del Vale. “Cali tristemente padece las consecuencias de un cruce de violencia entre bandas criminales. El Gobierno Nacional tiene que tomar medidas extraordinarias para proteger a los ciudadanos caleños. Lo que resulta inaceptable es que en sitios cerrados que cuentan con seguridad privada y deben contar con apoyo policial, se estén produciendo asesinatos a plena luz del día”, aseguró el presidente de la corporación.

Barreras enfatizó que “esperamos que en las próximas 24 horas la Policía y el propio ministerio de Defensa les informe a los caleños de un plan candado, que garantice la seguridad de los centros comerciales y espacios de recreación, porque la ciudad no pueden quedar en manos de los delincuentes”.

Compartir: