Protesta de caficultores se extenderá hasta el miércoles

Luego de que efectivos policiales reprimieran la protesta, los caficultores dijeron que acamparán por dos días hasta ser escuchados por las autoridades. El corresponsal de teleSUR, Milton Henao, reportó que también conformaron una delegación de 216 personas para representar al gremio.
Hasta el miércoles se extenderá en Ibagué (departamento de Tolima, al centro-occidente de Colombia) la protesta iniciada este lunes por el gremio de caficultores de ese país suramericano, que reclaman reivindicaciones sociales y mejor calidad de vida.

El corresponsal de teleSUR en Colombia, Milton Henao, reportó desde esa zona que los manifestantes “conformaron una delegación de 216 personas que representan a todos los municipios cafetaleros de Tolima”.

Henao precisó que esa delegación irá a la Gobernación de Tolima para presentar de manera formal sus demandas, entre las que destacan “medidas que garanticen su subsistencia y la seguridad agraria del país”.

“Se espera que las movilizaciones sigan hasta el miércoles, es la única forma que los campesinos creen serán escuchados”, agregó el periodista.

Con respecto a la agresión perpetrada este lunes por uniformados, Henao dijo que hasta el momento se reportan cuatro personas heridas. “La fuerza pública no dejó avanzar la movilización, y a esta huelga se han sumado agricultores de arroz”, añadió.

También dijo que “los campesinos desarrollaban su protesta de manera pacífica y la fuerza pública agredió a los marchistas y medios”, pero destacó que los manifestantes no se han dejado intimidar.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, calificó este lunes como “injusto” e “innecesario” el paro cafetero iniciado durante la jornada por los caficultores del país.

El mandatario aseguró que el rubro ha registrado un crecimiento en comparación con el año pasado y resaltó el valor de los caficultores y la federación; sin embargo, los cultivadores del grano enfrentan la peor crisis de las últimas décadas.

Cifras oficiales indican que la producción pasó de ser 50 por ciento del valor de las exportaciones de la nación neogranadina, a mediados de los ochenta, a representar menos del cuatro por ciento.

Los caficultores colombianos exigen que desde el Gobierno se desarrollen políticas económicas al servicio de los pueblos y no a los intereses de las empresas multinacionales.

La lista de demandas también incluyen el refinanciamiento de la deuda cafetera, con un período de gracia de cuatro años, además de un subsidio para los costos de los insumos agrícolas.

Compartir: