Consejo de Estado indicó que edad de retiro forzoso se debe aplicar en todas las Altas Cortes

BOGOTA, 20 de Febrero ¬_RAM_ En una rueda de prensa el presidente del Consejo de Estado, Alfonso Vargas explicó que en la Sala Plena celebrada este miércoles se definió que la edad de retiro forzoso debe cobijar a todos los magistrados de las Altas Cortes.
En este sentido se indicó que esta norma no solamente puede ser aplicada a los togados de la Corte Suprema y el Consejo de Estado como se venía haciendo puesto que se presenta un trato inequitativo.
“Esta Corporación Judicial acoge como edad de retiro forzoso la edad de 65 años al tenor del decreto 1660 de 1978 en armonía con el artículo 16 de la ley 4ta de 1992, normas de carácter general que por ahora deben regir integralmente en la rama Judicial”
La decisión se tomó luego de estudiar el caso del magistrado William Giraldo quien pese a cumplir los 65 años había manifestado su interés para continuar en el cargo argumentando el derecho al trabajo. (Ver ‘No estoy aferrado al puesto’)
En la Sala celebrada este miércoles se aceptó la renuncia del magistrado Giraldo, quien había presentado dos acciones de tutela ante el Consejo Seccional de la Judicatura con el fin de que le dejará cumplir los ocho años de periodo.
“(Se) estima que los Magistrados de todas las Altas Cortes que lleguen o que se encuentren en esta edad, deben hacer dejación de sus cargos”, precisó el presidente del Consejo de Estado.
El pasado lunes el magistrado Giraldo indicó que motivado por la polémica suscitada en los medios de comunicación iba a presentar en los próximos días ante la Sala Plena del Consejo de Estado su renuncia.
«Se ha armado una tempestad en un vaso de agua, yo no quiero hacerle daño al Consejo de Estado ni a las Altas Cortes, voy a hablar con el presidente del Consejo de Estado, voy a convenir con él mi retiro pacífico, tranquilo, no derrotado, sino lleno otros espacios, a mi familia y a la academia donde me reciben con los brazos abiertos», precisó.
En este sentido indicó que se va a dedicar a su familia y a la academia, rechazando las acusaciones hechas en su contra aen las cuales incluso lo han calificado como un “magistrado bon bril”.
«Yo no estoy aferrado al cargo, llevo 45 años de vida pública, a mi me han sobrado los cargos y los honores, yo no busco poder ni protagonismo, yo me quiero ir, ya estoy cansado, mi familia me espera, la academia me recibe», aclaró.
Alto tribunal se pronunció sobre la renuncia de William Giraldo. ¿Decisión impactará otras cortes?

La división que desató en el Consejo de Estado la renuncia del magistrado William Giraldo, quien quiso con una tutela permanencer en el cargo a pesar de haber cumplido la edad de retiro, terminó -tras dos días de intensas discusiones- con una escueta declaración de acatamiento a la norma que establece los 65 años como el límite laboral. «Esta corporación judicial acoge como edad de retiro forzoso la edad de 65 años y estima que los magistrados que están en esa edad deben hacer dejación de sus cargos», señaló en un comunicado el magistrado Alfonso Vargas, presidente de ese tribunal. El pronunciamiento se produjo después de un debate en el que se escucharon duros cuestionamientos a favor y en contra de los argumentos de Giraldo, quien contó con casi una decena de colegas expresaron su apoyo.Ellos consideran que la edad de retiro forzoso para los consejeros de Estado y miembros de la Corte Suprema es discriminatoria, pues no opera frente a los magistrados de la Corte Constitucional y el Consejo Superior de la Judicatura. Sin embargo, la mayoría que consideraba que Giraldo debía salir «con dignidad» de ese tribunal, y de inmediato, se impuso. «Esta es una norma de carácter general que pore ahora es la que rige», concluyó el magistrado Vargas en su declaración. De esta forma concluye el caso que también dividio a la Corte Constitucional, que dejó sin efectos la tutela que lo mantuvo en el cargo. Tres magistrados sostuvieron una agria discusión por esa decisión. El magistrado Giraldo, por su parte, al confirmar su intención de abandonar el cargo dijo que «se ha armado una tempestad en un vaso de agua. Yo no quiero hacerle daño al Consejo de Estado ni a las altas cortes. Voy a acordar mi retiro pacífico y tranquilo, no derrotado, sino para ir a otros espacios, a mi familia y a la academia, donde me reciben con los brazos abiertos». El caso se remonta a mayo del año pasado. Giraldo logró que la Sala Disciplinaria de la Judicatura dejara en firme una tutela con la que lleva ya casi nueve meses en el cargo, a pesar de que supuestamente se debía haber ido a retiro. Él se posesionó el 4 de mayo del 2009, por lo que aún le quedaban cuatro años para cumplir periodo. La Corte Constitucional tumbó la decisión por trámite, lo que deja en el aire la continuidad del magistrado. Incluso, la Sala Administrativa de la Judicatura evalúa ahora suspenderle el sueldo, tras la caída de la tutela. El magistrado Giraldo afirmó que la tutela que interpuso sigue su trámite y que aunque sea fallada a su favor no volverá a la magistratura, pero, agregó, «procuraré que mis colegas se beneficien de ella». Por lo pronto, el Consejo Seccional de la Judicatura de Cundinamarca, ácatando el mandato de la Corte Constitucional volvió a emitir sentencia en el caso rechazando la tutela de Giraldo por imporcedente. Sin embargo, el magistrado señaló que acudirá a todas las instancias para hacer valer sus derechos, incluso, dijo que está dispuesto a llevar su caso ante organismos internacionales como La Corte Interamericana de Derechos Humanos. «Estoy convencido de esta causa que me ha costado muchos sinsabores injustamente, me han tratado mal, han desviado la atención, han enfocado el tema de manera sesgada, como si William Giraldo se amarrara a un puesto. Soy un ciudadano de 45 años de vida pública con honores, aquí y en el exterior», agregó el magistrado.

Compartir: