Nuevo choque entre Distrito y Vargas Lleras por viviendas

El secretario de Planeación de Bogotá, Gerardo Ardila Calderón, ratificó que el Distrito demandará el decreto 75 del 23 de enero pasado expedido por el Ministerio de Vivienda, donde se restringe la ubicación de vivienda a las áreas perimetrales de la ciudad.

“Ratificamos lo que dijo la secretaria del Hábitat, María Mercedes Maldonado. Estamos presentando la revisión del decreto emanado por el Ministerio de Vivienda, dando unos parámetros para la elaboración de los Planes de Ordenamiento Territorial, POT, que forman parte del corazón mismo de la autonomía de los municipios y en este caso del Distrito”, dijo Ardila.

El funcionario manifestó que el decreto contradice al ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, quien en las últimas semanas había venido manifestando su convicción de la necesidad de localizar vivienda de bajo costo en las áreas centrales.

“El documento que ellos están presentando fortalece la segregación, impidiendo la localización de personas con menor capacidad de pago en las áreas que tienen los mejores equipamientos. En el Concejo Distrital, refiriéndose al proyecto en la Plaza de la Hoja, ubicada en el centro occidente de Bogotá, el Ministro la catalogó como un proyecto bandera, donde se ubicará vivienda de interés prioritario”.

El funcionario señaló que sólo el 4 de febrero se entregará el proyecto de revisión del POT, que hoy adelanta la Administración de la Bogotá Humana, ante el Concejo de Bogotá.

“Tenemos que abrirnos a una manera distinta de entender la colaboración entre la sociedad civil en conjunto, constructores, gremios y gobierno distrital. Estamos abiertos a facilitar que los negocios se puedan realizar desde la perspectiva de mejorar la calidad de vida de toda la sociedad, incluyendo a aquellos que tienen una menor capacidad de pago. No los podemos discriminar pensando que sus necesidades y derechos son de menor calidad”.

Ardila Calderón indico que “el decreto restringe las posibilidades de localización de viviendas de interés prioritario a las áreas de expansión y esas áreas están casi siempre ubicadas en las zonas perimetrales. Estas, para el caso de Bogotá son las que se inundan. No podríamos construir en el centro ampliado, tal vez el Ministro no tuvo la posibilidad de leer el decreto antes de firmarlo”.

El secretario manifestó que el decreto cambió los topes de vivienda de interés prioritario “se subió a 175 salarios mínimos, cerca de 104 millones de pesos, lo que dificulta que el mercado atienda la construcción de viviendas de interés prioritario. Esperamos llegar a un acuerdo estamos como siempre dispuestos al diálogo, la concertación y la colaboración”.

Finalmente Ardila sostuvo que “ahora estamos obligados por tiempo a ser más creativos para continuar manteniendo el espíritu de integración, búsqueda de la igualdad y la equidad, en nuestro plan de desarrollo y en la propuesta del POT. Gran parte de nuestro equipo lleva más de 15 años trabajando sobre el tema para dar una vivienda digna a todos los bogotanos”.

Compartir: