Actos guerrilleros podrían frustrar el proceso de paz: César Gaviria

El expresidente de Colombia, César Gaviria, criticó que tras el rechazo del Gobierno nacional a un cese bilateral de las hostilidades, en medio de los diálogos de paz que se adelantan en La Habana (Cuba), las Farc hagan “todo lo que se le pase por la cabeza”.

“El Gobierno nunca quiso hacer un cese bilateral. La guerrilla tiene que ver en qué medida las cosas que hacen pueden frustrar el proceso. El hecho de que no haya un cese al fuego no significa que se les pueda ocurrir hacer todo lo que se le pase por la cabeza”, sostuvo Gaviria.

El expresidente advirtió que los actos de terrorismo podrían quebrantar seriamente el proceso de paz con la guerrilla. Pero aclaró que es partidario de que se firme la paz con aquellos insurgentes que quieran hacerlo.

“Creo que la paz hay que hacerla con quienes quieren hacerla. Si hay un sector de las Farc que quiere hacerla hay que apoyar ese proceso, este país ha desmovilizado mucha gente que estaba en armas, eso es necesario. Quisiera que todas las Farc entraran en el proceso, no he visto síntomas claros que digan que eso no va a ser así. Pero desde el punto de vista político se debe dejar claro que lo que queda es criminalidad y no queda nada de lucha política ni de mejoramiento social. Quienes se quedan allí son simples delincuentes”, afirmó Gaviria.

El exmandatario dijo que si se logran desmovilizar algunos miles de milicianos de las Farc “el país habrá dado un paso gigantesco para la paz”. Agregó que al reducir el problema de las drogas en el territorio, la violencia se reduciría ostensiblemente.

Gaviria colocó el ejemplo de Europa: “Ellos no tienen la ilusión de pensar que hay cosas buenas y cosas malas. Han visto que hay políticas menos malas que le hacen menos daño a la sociedad y por eso han venido ensayando una cosa que les ha permitido tener cierto control y menos violencia”.

Así mismo, aseveró que en América Latina se ha generado mucha violencia “por cuenta de una política que ya se agotó. Los Estados Unidos tienen que ver si lo que están haciendo aún tiene sentido”.

Compartir: