Con polémica, Castro asumió la presidencia pro témpore de la Celac

Compartir:

El presidente de Cuba, Raúl Castro, asumió la presidencia de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el bloque más grande de integración regional, en una cumbre de jefes de Estado que concluyó este lunes en Santiago de Chile.

“Bienvenido don Raul Castro, lo felicito y le entrego el mando”, dijo mandatario chileno Sebastián Piñera, al traspasarle la presidencia pro tempore por un año de la comunidad de 33 países latinoamericanos y caribeños creada en Caracas en 2011.

“Para Cuba y para mi es gran honor recibir la presidencia pro tempore de la Celac, siendo como un reconocimiento a la abnegada lucha de nuestro pueblo por su independencia”, expresó Castro.

La Celac queda desde este lunes formalmente conducida por una mesa de países que integran Chile, Cuba y Costa Rica, presidida por La Habana, y a la que se suma Haití, como miembro de la comunidad de países caribeños.

La próxima cumbre Celac se realizará en 2014 en La Habana, según se anunció en el cierre del cónclave que se desarrolló durante dos días.

“La existencia de la Celac nos permitió afrontar los desafíos de 2012, hacia dónde vamos en medio de circunstancias convulsas y complejas”, destacó el mandatario cubano ante el plenario de los líderes regionales este lunes.

“Sabemos que entre nosotros hay pensamientos distintos e incluso diferencias, pero la Celac ha nacido bajo el acervo de 200 años de luchas por la independencia. La Celac no es resultado de meras de reuniones, sino una visión de la patria grande”, añadió durante su discurso.

Asimismo, aprovechó para criticar a los Estados Unidos: “Las (empresas) transnacionales, fundamentalmente norteamericanas, no renunciarán al control de recursos energéticos e hídricos estratégicos, en riesgo de agotamiento”.

Por otro lado, remarcó el “extraordinario liderazgo de Hugo Chávez” y el “gesto de lealtad” por parte del pueblo venezolano. “El gobierno bolivariano enfrenta una permanente campaña de descrédito por parte de organismos internacionales y la oligarquía golpista”.

“Le reiteramos a Chávez nuestro afecto, respeto y admiración, al igual que a su pueblo, que lucha por la estabilidad e igualdad”, expresó Castro.

El mandatario cubano recibió el cargo de manos de Sebastián Piñera, presidente de Chile, uno de los países con mayor consolidación democrática, de acuerdo con diversos índices internacionales. Esto supone un gran cambio de rumbo dentro de la Celac.

Mientras que la jefa del Estado argentino, Cristina Fernández de Kirchner, escribió en su cuenta de Twitter que la asunción de Cuba “marca todo un cambio de época” y Evo Morales elogió que se dejara de apelar al «eje del mal» formado por Cuba y Venezuela, la decisión de nombrar a Castro levantó polémica.

Días atrás, diversas organizaciones condenaron que asuma Raúl Castro dado que no fue designado mandatario por elecciones libre, sino que fue colocado en su cargo por su hermano, Fidel Castro, líder de la revolución cubana.

Venezuela también fue protagonista en la cumbre. El vicepresidente Nicolás Maduro leyó una carta del presidente Hugo Chávez, escrita «con tinta roja», ante el resto de gobernantes reunidos en el plenario. En ella, el bolivariano ratificó su apoyo a Cuba.

En tanto, Bolivia ha anunciado que su presidente, Evo Morales, planteó sus aspiraciones de obtener una salida al mar, perdida en el siglo XIX en una guerra contra Chile, que a su vez reiteró que ese es un asunto estrictamente bilateral.

Compartir: