Se llenó la copa en el sector de infraestructura

Compartir:

Preocupante panorama presentó este lunes la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI), que reúne a las principales empresas que realizan obras civiles en el país, pues ya hay parálisis y problemas en los proyectos por todo el país, por los yerros del decreto de liquidación del Presupuesto General.

No está juiciosamente especificada la destinación de $12,5 billones para asegurar los recursos de inversión de proyectos a cargo del Instituto Nacional de Vías (Invías) y de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), consideró la CCI.

Por mencionar algunos, se pone en jaque la Primera Línea del Metro de Bogotá, la operación del Túnel de La Línea y la licitación de la doble calzada Pasto-Popayán.

También en vilo quedarán proyectos apoyados financieramente con vigencias futuras, si se concreta el anuncio del ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, de que los pagos no se realizarían con los contratos suscritos, sino en función de los avances efectivos de obras.

Para ello, recuerdan los constructores, existen mecanismos contractuales y administrativos idóneos, regulados por la ley, para sancionar los atrasos, en los que no caben decisiones de una o varias personas sobre a qué proyectos se destinarán las vigencias futuras y a cuáles no.

También le recordaron al Gobierno el compromiso anunciado por el presidente Gustavo Petro en su más reciente congreso anual, en el que prometió que los contratos de concesión se respetarían. Los pagos con vigencias futuras del 2022 y 2023 fueron hechos cumplidamente, pero para este año la situación está en ciernes.

La CCI se unió también al cúmulo de críticas que llovió a los ministros de Hacienda, Ricardo Bonilla, y de Transporte, William Camargo, quienes sobrevolaron las obras de la primera línea del metro de la capital el fin de semana.

Los sobrevuelos fueron considerados “costosos e informales” por parte del gremio de los constructores, tras advertir que existen firmas de interventoría con rigurosos exámenes a los avances de las obras, cuya actividad se degrada y se desnaturaliza con “simples visitas o exámenes aéreos”, los cuales excluyen el proceso de cimentación de las obras.

 

Compartir: