Roban una bebé de 17 meses en el sur de Bogotá

Las autoridades buscan por cielo y tierra a una bebecita de 17 días de nacida que fue raptada ayer en la mañana en inmediaciones del hospital de Meissen.

Según las autoridades, la madre de la niña, una joven de apenas 17 años identificada como Katherin Gallego, fue engañada por una desconocida que se le acercó a la salida del hospital, se ganó su confianza y en un descuido se robó a su niña de brazos.

Desde ese momento, la Policía de la localidad de Ciudad Bolívar desplegó un ‘Plan candado’ en la zona para dar con la extraña mujer que se había robado a la bebé.

Se sabe que la jovenmadre había ido al hospital para someter a su recién nacida a los controles médicos de rutina, y a la salida de los mismos se produjo el rapto.

SE GANÓ SU CONFIANZA

Ayer hacia las 9:30 a.m., la joven madre de la niña entró a una cafetería ubicada a pocos metros del hospital de Meissen. Según las meseras del establecimiento, la joven y su bebita llegaron acompañadas por una mujer que se

sentó con ellas en la misma mesa. Conversaron un rato y pidieron un par de tintos, según manifestaron los testigos.

De un momento a otro, la madre de la bebita se levantó de la mesa y le pidió a la otra mujer que le cuidara a la niña mientras ella iba al baño.

Cuando salió, la mujer que le estaba cuidando a la bebé había desaparecido con la niña. Desesperada, la joven madre preguntó a las meseras y salió corriendo del establecimiento para indagar si alguien había visto a su niña y a lamujer que se la había llevado.

Un taxista que vio a la joven deambulando desesperada por el sector la condujo a la estación de Policía de la localidad para que denunciara el hecho. Entonces se inició la búsqueda de la menor y de la misteriosa mujer que se la llevó.

YA HABÍA INTENTADO LLEVÁRSELA

La mamá de la niña dijo que la primera vez que vio a la mujer que se robó a su bebé fue el pasado 3 de enero en el hospital de Meissen. Allí, la mujer de unos 25 años le hizo la charla y le pidió que le diera leche materna para su hijo, ya que ella no podía amamantarlo. Sin embargo, la madre de la bebé se negó. Ayer se la encontró de nuevo y la mujer le pidió el mismo favor. La joven accedió y entró al baño de la cafetería para sacarse la leche y dársela a la mujer en un tetero. Cuando salió, la mujer que la engañó se había ido con su niña.

Compartir: