Chinos están imitando el sombrero vueltiao

Los chinos están imitando el sobrero vueltiao, símbolo nacional que elaboran los artesanos de la etnia Zenú, y con ello están poniendo en riesgo la actividad económica de los resguardos.

Así lo denunció el cacique mayor de la comunidad indígena Zenú, Ever Espitia Estrada, quien señaló que es necesario tomar medidas para evitar que el producto sintético acabe con el elaborado a mano y con fibras naturales de caña flecha.

Los ejemplares chinos se están comercializando en la Costa, especialmente en Cartagena, a donde llegan grandes cargamentos de sombreros, un poco más pequeños que los originales, y más baratos.

De acuerdo con la denuncia hecha por los artesanos están en clara desventaja con los precios pese a que la calidad del sombrero cordobés es mejor. Mientras un elemento fabricado en China lo venden a 15 y 20 mil pesos, uno original, el de 15 vueltas que es el más barato, no puede ser vendido en menos de 40 mil pesos.

Hay que indicar que los precios del sombrero vueltiao van en aumento de acuerdo con el número de vueltas que marcan la finura del misma. Uno de 27 vueltas puede costar hasta 400 mil pesos y lógicamente sólo lo venden por encargo.

Pese a que los sombreros chinos se dañan al poco tiempo, pues no están diseñados para resistir el sol y el agua, los turistas prefieren comprarlos para usarlos durante su corta estancia en la Costa. Los más vendidos son las pavas de ala ancha que usan las señoras para protegerse del inclemente sol.

En el rótulo de los sombreros chinos se observan leyendas como “ciento por ciento co-lombiano” y con ellos se está poniendo en riesgo una actividad comercial de vieja data.

Los vendedores de sombreros señalan que antes de la llegada de los ejemplares chinos vendían hasta 200 sombreros vueltiaos y que ahora el número se ha reducido a solo 60.

Habitantes de Tuchín, zona donde se fabrica el típico sombrero vueltiao, indicaron que hace dos años unos empresarios chinos estuvieron visitando el resguardo indígena de San Andrés, pero que jamás imaginaron que las muestras que se llevaron era para montar una competencia desleal que los tiene al borde de la quiebra.

Entretanto el alcalde de Tuchín, Eligio Pestana, pidió al Gobierno nacional un irrestricto apoyo para evitar la llegada del sombrero vueltiao chino porque con ello se está acabando con el sustento de las familias indígenas.

Compartir: