En Neoclí, Campesinos marchan en apoyo a Ley de Tierras

Centenares de campesinos víctimas de la violencia se alistaban hoy en Necoclí para marchar en respaldo a la política de tierras del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, quien encabezará el acto.

El pintoresco municipio de Necoclí, en el departamento de Antioquia y a 515 kilómetros al noroeste de Bogotá, amaneció invadido de banderas de Colombia y con sus habitantes vestidos con camisetas blancas en las que se leía «Apoyamos la ley de tierras’.

Por todas partes de Necoclí, un pequeño puerto sobre el mar Caribe, se observaban a los soldados y policías que garantizarán la seguridad de los manifestantes llegados en autobuses desde fincas y zonas aledañas.

Necoclí está ubicada en una conflictiva región llamada Urabá, una de las más golpeadas por la acción de paramilitares, guerrilleros y narcotraficantes.

«El gobierno ha tomado todas las medidas para garantizar la seguridad en la movilización de este sábado en Necoclí», dijo el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo.

Dicho ministerio informó hace poco más de un mes que entre junio de 2011 y el 5 de enero de 2012 recibió casi 7.000 reclamos de restitución de tierras por parte de campesinos víctimas del despojo y el abandono forzado de tierras.

Los reclamantes, agregó, aspiran a recuperar 416.218 hectáreas.

Según el ministerio, se calcula que 350.000 familias, a las que se les despojó no menos de dos millones de hectáreas, tendrán derecho a reclamar la restitución de sus tierras.

«Tienen derecho a la restitución material y jurídica de tierras las personas propietarias o poseedoras de predios o explotadoras de baldíos que hayan sido o sean víctimas del despojo o abandono forzado de sus predios a causa del conflicto armado desde el 1 de enero de 1991», ha dicho la cartera de Agricultura.

En Colombia, un país de 114 millones de hectáreas de tierra, al menos dos millones le fueron quitadas a los campesinos por grupos armados ilegales, cuatro millones fueron abandonadas por sus propietarios por temor al accionar de esos grupos y entre 400.000 y 500.000 le fueron robadas al Estado en procesos fraudulentos en notarías y registros.

Compartir: