Honduras investiga una fiesta con prostitutas en su Embajada de Colombia

TEGUCIGALPA/BOGOTÁ, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -Las autoridades hondureñas investigan una fiesta celebrada el pasado 20 de diciembre en la Embajada de Honduras en Bogotá y en la que se habría puesto en riesgo la seguridad nacional. La fiesta, sobre la que Tegucigalpa no se ha pronunciado oficialmente, estuvo organizada por un empleado personal del embajador identificado como Jorge Mendoza y a ella asistieron amigos de este hombre y prostitutas.

Las fuentes consultadas por el periódico hondureño ‘El Heraldo’ han explicado que cuando los trabajadores de la Embajada llegaron a esta legación el día 22 por la mañana constataron un gran desorden y la falta de equipos informáticos y teléfonos móviles.

Se encontraron con alcohol, desperdicios derivados de la práctica de una orgía y restos fisiológicos en las oficinas del embajador, Carlos Humberto Rodríguez, y del agregado militar. En las instalaciones todavía permanecían un colombiano en estado de embriaguez y Mendoza, el supuesto organizador de esta fiesta.

Mendoza disponía de las llaves de la Embajada, según informa ‘El Heraldo’. Este hombre contaba incluso con una habitación situada en la zona de lavandería, algo autorizado por el embajador pero aparentemente prohibido, ya que nadie puede dormir o vivir en la Embajada.

Un portavoz de la Policía colombiana, Milson Pardomo, ha explicado que Mendoza se identificó ante las fuerzas de seguridad como un escolta del embajador.

El empleado explicó a la Policía que la noche del 20 de diciembre decidió salir con unos amigos y regresaron a la legación borrachos en torno a las once de la noche. Posteriormente, volvieron a salir en busca de prostitutas con las que terminaron manteniendo relaciones en el complejo diplomático. La mayoría de los asistentes a esta fiesta abandonaron el edificio por la mañana, no sin antes llevarse algunos bienes.

El Ministerio de Exteriores de Honduras ha advertido en declaraciones a la emisora Caracol Radio que no realizará ninguna valoración sobre estos hechos hasta conocer la versión del embajador, con el que el Gobierno quiere hablar directamente.

Compartir: