MinMinas, Irene Vélez aseguró que Colombia potenciará sus reservas de hidrocarburos

Compartir:

Las declaraciones de la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, en el Foro Económico Mundial en Davos (Suiza), sobre la transición energética justa de países productores cuyas economías nacionales dependen de la exportación de hidrocarburos y de carbón, como el caso de Colombia, causaron incertidumbre y confusión, generando pánico en algunos sectores de la economía nacional.

Pensando en esto, la jefa de la cartera de minas y energías quiso explicar, a manera de réplica, a que se refería al decir que el Gobierno no firmará más contratos de exploración de petróleo y gas y como se dará la transición energética, propuesta por el Gobierno Petro en el país.

“En Davos ratificamos nuestro compromiso con la transición energética y la política de hidrocarburos. No hemos hablado de acabar con contratos de exploración y explotación de petróleo y gas, pero Colombia se encamina a la transición hacia producción de energías limpias”, explicó en su cuenta de Twitter.

Esta, no solo se trataría de una transición tecnológica en la generación de energía, de una transformación en la matriz energética, de una descarbonización progresiva y un compromiso con la penetración de las energías renovables, sino de generar otras economías a escala nacional y a escala local.

Economías acordes con la situación climática global y que puedan representar una alternativa viable para el modelo económico que tiene en jaque a los recursos naturales. “La crisis climática y ambiental es una realidad que lleva a cambiar el modelo de consumo de combustibles fósiles. Debemos prepararnos para la descarbonización global de la economía. La decisión es aprovechar recursos disponibles hoy y respetar los contratos vigentes”, insistió la ministra.

El desafío, según advierte, va más allá del sector de la energía, porque para lograr la transición energética se requiere de transiciones productivas, que a su vez necesitan de inversión en diversos sectores para generar un balance económico que permita transitar a energía más limpias y dejar de extraer carbón, gas, e hidrocarburos, en general.

Con eso en mente, aseguró que el Gobierno cuenta “con un plan para aumentar las reservas de hidrocarburos y respaldar la Transición desde la autosuficiencia energética” de tres partes: “1. Potenciar contratos vigentes. 2. Destrabar los suspendidos. 3. Técnicas como la de recobro mejorado, entre otras”.

Medidas que no resultarían insuficientes ya que “con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) revisamos contratos existentes y se determinó que garantizarían el abastecimiento nacional de gas hasta más allá del año 2037 e incluso puede haber recursos excedentes”.

Por lo que, durante el lapso que tomará la renovación de energías, el país seguirá contando con reservas de petróleo y gas, suficientes para su funcionamiento y desarrollo económico natural. Mientras que se logra una transición justa con inversiones que ayuden a generar un modelo productivo, sustentado en un mayor conocimiento y amigable con el medio ambiente, de manera que cuando se descarbonice la economía global los países productores de hidrocarburos también hayan transformado sus economías nacionales y locales.

Siendo este proceso progresivo y gradual, privilegiando la penetración de energías renovables y la democratización de la generación, manteniendo un diálogo continuo con los distintos sectores económicos y generando una diversificación de conocimientos.

Compartir: