Nicaragua debe recurrir al Consejo de Seguridad para hacer cumplir fallo de la Haya

Managua. Nicaragua deberá recurrir, ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ONU, si Colombia desconoce la resolución de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, CIJ, en la cual se le reconocen a Nicaragua las 200 millas náuticas en su mar territorial, aseguró la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos Vanegas, al comentar las declaraciones de las autoridades colombianas que ahora desconocen la sentencia. El juicio duró más de 10 años y ambas partes habían afirmado que se sujetarían a lo que decidera la CIJ cuyas resoluciones son inapelable y de ineludible cumplimiento.

La presidenta del poder judicial dijo que “Nicaragua debe asistir al Consejo de Seguridad de la ONU y solicitarle que tomen medidas en el asunto para lograr que Colombia cumpla, porque de lo contrario se convertiría en letra muerta todo lo que en el concierto de naciones se ha suscrito, precisamente con la intención de mantener la paz y la armonía entre las naciones y evitar así las guerras”, señaló Ramos.

Reiteró el contenido de la Carta de las Naciones Unidas en la cual señala que “el Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacional. Todos los Miembros de la ONU convienen en aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad. Éste es el único órgano de la ONU cuyas decisiones los Estados Miembros, conforme a la Carta, están obligados a cumplir”, dijo.

La misma la Carta de las Naciones Unidas dice que “cuando se le presenta una controversia, la primera medida del Consejo de seguridad es generalmente recomendar a las partes que lleguen a un acuerdo por medios pacíficos. Puede imponer embargos o sanciones económicas, o autorizar el uso de la fuerza para hacer cumplir los mandatos”.

“Ya el Presidente de la República lo dijo, nosotros no tenemos fragatas de guerra. No queremos guerras. Vivimos precisamente trabajando por la paz y la estabilidad de la nación y por eso concurrimos a los tribunales de justicia internacionales. De hecho, somos uno de los países que más concurren a los tribunales internacionales para solucionar nuestros conflictos”, dijo la magistrada-presidenta.

Alba Luz Ramos Vanegas dijo que el fallo “es un acto histórico y trascendental, ya que nuestro país ha recuperado derechos que le habían sido usurpados desde hace muchos años y creemos que el gobierno de Colombia está en la obligación de acatar el fallo que es inapelable. Además, el fallo es de ineludible cumplimiento no sólo para Colombia sino para todas las naciones del mundo firmantes de la carta de las Naciones Unidas en 1948”.

Agregó que “en el caso de Colombia la Corte reafirmó su jurisdicción y ellos concurrieron a la Corte, participaron en el funcionamiento, contestaron las memorias; por lo tanto, sencillamente no pueden desacatar el fallo afirmando que no reconocen la autoridad de la Corte Internacional de Justicia de La Haya”. Al hacer sus planteamientos jurídicos la presidenta del poder judicial dijo, sin embargo, que debe de darse un tiempo prudencial para recurrir ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Nicaragua hará todo lo posible por conservar la paz. En el caso de Colombia, lo más seguro es que esto sólo sea una reacción inmediata al fallo, una reacción primaria a los resultados de este fallo. Sin embargo, yo no comprendo por qué han reaccionado de esa manera si los resultados todo el mundo los estaba previendo”, manifestó la doctora Ramos.

Al referirse a lo obtenido en la Haya dijo que se debe a que “los resultados fueron una cuestión de lógica elemental, ya que el Derecho del mar lo prevé, en el se establece que cada país debe tener como mínimo 200 millas. En el caso especifico de Nicaragua tenemos una plataforma continental que va mas allá de 200 millas náuticas y eso fue lo que nos dieron, el mínimo establecido en los Derechos del mar”, dijo la Magistrada y Presidenta de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, Alba Luz Ramos Vanegas.

Compartir: