La ley del Montes | Cinco protagonistas del 2021

Compartir:

POR OSCAR MONTES

@LEYDELMONTES

Por cuenta de la pandemia del coronavirus el mundo en general y Colombia en particular descubrieron en la virtualidad un universo que terminó por transformar las vidas de millones de personas. Se trata de un mundo fascinante y lleno de retos que exigen –sin duda– una enorme capacidad de adaptación. Adaptarse significa dejar atrás costumbres que entrarán en desuso en cuestión de pocos años. Adaptarse quiere decir subirse a plataformas increíbles y con enormes potencialidades de crecimiento.

Es un hecho que el mundo no volverá a ser igual después de la pandemia que ha dejado millones de muertos y enfermos. Y aunque poco a poco estemos volviendo a la presencialidad, es claro que el universo virtual y digital que hemos descubierto llegó para quedarse. Ello no significa que sea mejor o peor, solo distinto. Veamos los 5 grandes protagonistas que en el 2021 cambiaron nuestras vidas y con quienes tendremos que convivir en las próximas décadas:

Las criptomonedas:

“Doctor, ¿quiere que le crucemos el cheque?”. Esta frase pronunciada por gerentes de bancos hará parte dentro de muy poco del museo de entidades financieras. A dicho museo irá a parar en cuestión de años el hasta hoy muy poderoso cheque.

Aunque pocas personas lo saben, Colombia es una de las economías que más mueve criptomonedas en el mundo, entre ellas el Bitcoin, la más popular de todas.

El próximo año, tanto la Superintendencia Financiera, como el Banco de la República y el propio Congreso de la República, tendrán que meterle muela en serio al uso de las criptomonedas y criptoactivos en el país.

Por increíble que parezca, aún no existe una legislación que genere confianza tanto para inversores como para potenciales clientes.

No existe un marco regulatorio que brinde plenas garantías y que permita un mayor crecimiento de las llamadas criptomonedas.

La carencia de dicho marco crea las condiciones para la especulación y la incertidumbre, que terminan afectando un mayor crecimiento de un modelo de negocios que se impone en el resto del mundo, incluyendo América Latina.

De hecho, El Salvador –con su presidente Nayib Bukele a la cabeza– promueve y fomenta el uso del Bitcoin como divisa oficial. De hecho fue el primer país del mundo en adoptar oficialmente el Bitcoin, hasta el punto de que se pueden realizar transacciones en esa criptomoneda.

El teletrabajo
Shutterstock

Según el Ministerio de las TIC, en Colombia hay más de 200.000 teletrabajadores. El año pasado cuatro de cada 10 empresas implementaron alguna modalidad de trabajo remoto, que les permitió no solo hacer frente con eficacia al coronavirus, sino mantener o en algunos casos incrementar sus niveles de productividad.

La llegada del covid-19 y su permanencia en el país –pese a la vacunación masiva– obligó a las empresas a desarrollar con vocación de permanencia el teletrabajo como herramienta útil de vinculación laboral. El crecimiento de la modalidad del teletrabajo ha estado por encima del 80 por ciento en los últimos dos años.

Por cuenta del trabajo, tanto compañías como trabajadores cambiaron sus estilos de vida. Hoy prima lo digital y la virtualidad y nada hace pensar que se podría volver a la “vieja” presencialidad.

Por cuenta del teletrabajo cientos de empresas colombianas se salvaron de la quiebra durante la pandemia. El tener a sus empleados trabajando desde sus casas evitó despidos masivos y pérdidas económicas millonarias.

Áreas como las administrativas y financieras tienen a un buen número de empleados laborando desde sus casas, con mejor calidad de vida y con igual o mejor productividad. De manera que en este 2021 el teletrabajo fue uno de los grandes protagonistas.

Los emprendedores
Shutterstock

La pandemia trajo consigo una generación de hombres y mujeres ingeniosos y creativos, quienes en lugar de lamentarse por la situación que estaban viviendo sacaron a relucir todo su talento y creatividad para sacar adelante sus proyectos e iniciativas.

Un emprendedor es un soñador, un innovador y un luchador incansable. Este año miles de colombianos y colombianas “reinventaron” sus vidas y mediante el buen uso de las herramientas digitales y de las redes sociales dieron a conocer sus iniciativas para abrirles nuevos mercados.

Emprender es iniciar un viaje con la ilusión de llegar a un puerto seguro. A quienes emprendieron ese viaje con la certeza de llegar a buen puerto, aun en medio de las dificultades propias de la pandemia, hay que hacerles un reconocimiento.

Hay entre ellos grandes empresarios, que han debido sortear enormes retos, pero también pequeños y medianos empresarios que con fe y disciplina también generaron empleos. A todos ellos solo hay que decirles gracias por creer en Colombia y en su gente. Estos emprendedores fueron también grandes protagonistas de este 2021 que está por terminar.

El streaming
Shutterstock

El mundo del entretenimiento vive una verdadera revolución tecnológica, que se consolidó con el confinamiento producto de la pandemia.

Hasta hace muy poco tiempo no era fácil imaginar que podríamos ver videos, escuchar música y presenciar grandes eventos en tiempo real directamente desde el computador portátil, tableta, smartphone o desde nuestro televisor. Hoy se trata de una de las actividades más cotidianas.

Las cifras que se movieron en este 2021 y que se moverán en los próximos años en streaming son astronómicas. Multinacionales como Netflix, Amazon Prime Video, Disney+, entre otras, integran este universo fascinante, que mueve miles de millones de pesos por minutos.

En el caso colombiano, el próximo año tanto productores como creadores de contenido audiovisual tendrán la gran oportunidad de exponer sus obras para acceder así a un mercado ilimitado.

En estos momentos países como Chile y México producen grandes series que generan miles de empleos directos, así como multimillonarios ingresos a sus realizadores.

La tecnología de streaming permitirá la masificación de productos nacionales en muy poco tiempo, algo impensado hasta hace algunos años.

Los influencers
Shutterstock

El 2021 fue el año de la consolidación de estos personajes, quienes se convirtieron en grandes protagonistas de la vida nacional. Figuras públicas como Epa Colombia y Margarita Rosa De Francisco, entre otras, terminaron convertidas en centro de atención y sus opiniones generaron grandes controversias.

Muchos influencers convirtieron su activismo –que les generó millones de seguidores en redes sociales– en su mejor plataforma electoral, hasta el punto de que quienes ayer combatían a la clase política hoy quieren hacer parte de ella. De hecho, varios aspiran al Congreso de la República el próximo año. Su pretensión no es otra que la de convertir en votos su número de seguidores.

Los influencers terminaron definiendo en muchos casos la agenda nacional en este año que termina. La opinión sesgada, interesada y visceral de quienes cuentan con miles de seguidores encontró en las redes sociales la mejor autopista para ser propagada en cuestión de minutos.

Los influencers tuvieron este año un gran protagonismo y la prueba de fuego de su nivel de “influencia” serán las elecciones de marzo. Una gran votación demostrará que –en efecto– su capacidad de movilización electoral es enorme. Pero una escasa votación servirá para demostrar que no siempre la influencia en redes sociales se traduce en votos.

Compartir: