Traslado de clínica no impidió proceso contra Enrique Vives en Santa Marta

Compartir:

Pese a que existía una orden para evitar que Enrique Vives Caballero fuera trasladado de la clínica Perfect Body, y que la misma juez que lleva el caso anunciara el traslado de su despacho a ese lugar, el empresario, sindicado de atropellar a siete jóvenes en Santa Marta, fue trasladado a otro centro hospitalario.

No obstante, lo que se considera como una nueva “dilación” del proceso por parte de la defensa, no evitó que la jueza Olmis Cotes verificara el estado de salud del sindicado.

Desde la noche del miércoles la jueza anunció que se trasladaría con la Fiscalía, Defensoría y Procuraduría hasta la habitación del sindicado para realizar la audiencia de imputación; sin embargo, cuando la diligencia parecía estar lista, el abogado defensor, Alex Fernández, notificó que su defendido iba a ser trasladado de Perfect Body a otro lugar.

“Existía una circunstancia en la que mi representado podía ser conducido a la clínica Fundación Santa Marta para el niño, para definir una conducta de carácter psiquiátrico, por lo que este hombre podría no encontrarse en la clínica Body Perfect a la hora que usted –la jueza– se presente”, señaló la defensa el miércoles.

Ante esto, la jueza emitió un oficio dirigido a Perfect Body con el fin de que el empresario permaneciera en la clínica hasta que su despacho se trasladara, pero el sindicado fue trasladado en custodia de dos patrulleros de la Policía.

Contra voluntad del juez, trasladan a Enrique Vives a clínica psiquiátrica

Sobre esto, la institución policial en Santa Marta indicó: “El señor Enrique Vives Caballero continúa en calidad de capturado bajo custodia de esta institución en un centro psiquiátrico por disposición del médico tratante con el fin de salvaguardar la integridad del mismo”.

Según la defensa de Vives, el cambio de centro hospitalario obedece a que el sindicado sufre un shock postraumático y requería atención especializada.

Finalmente, en la tarde de este jueves, la jueza visitó la clínica psiquiátrica Fundación para el niño para constatar el estado de salud del sindicado.

La jueza también se presentó horas antes en la clínica Perfect Body. Allí, solicitó la historia clínica de Vives, la cual fue entregada por el centro asistencial, pero no fue difundida a los medios.

Sin embargo, desde el día del accidente se conoció que el empresario había sido internado por un “traumatismo facial leve, contusión en el labio superior, estado de ansiedad no especificado, insomnio, deshidratación moderada, gastritis, dolor abdominal y dorsalgia”.

Mientras todo esto ocurría, familiares de las seis víctimas identificadas como Rafaela Petit, María Camila Martínez, Laura Valentina de Lima, Juan Diego Alzate y los hermanos Camila y Lenoir Romero, realizaron un plantón a las afueras de la clínica Perfect Body, exigiendo justicia.

Los fallecidos, entre los que se reportaron dos menores de edad, fueron sepultados, uno a uno, en el corregimiento de Gaira, donde ocurrieron los hechos.

Entre tanto, la familia de Bryan de Jesús Añez, el único sobreviviente del trágico accidente, confirmó que el menor de edad abrió los ojos, dando muestras de recuperación.

Compartir: