!Descaro!

Clara María Gómez, representante del Alto Consejero Presidencial,  Alejandro Char, en el proceso de responsabilidad fiscal que adelanta la Contraloría por la entrega de mercados para los damnificados de la ola invernal a través de Olimpica, empresa de su familia, cuando fue alcalde de la capital del Atlántico, trato de desvirtuar la responsabilidad fiscal del funcionario haciendo creer que Olimpica era la única empresa de Barranquilla capaz de cumplir con el contrato.

Como sino existieran normas que prohiben contratar con empresa pertenecientes a un funcionario o sus familiares, la abogada aseguró que se hizo todo un proceso legal de selección donde Olímpica presentó una mejor oferta económica, contaba con la cobertura en la ciudad para atender a los cerca de 1.000 damnificados y, además, señala que los almacenes suministraban las marcas de los productos de debían ser entregados.

Frente al cuestionamiento de la Contraloría General sobre la entrega de tarjetas monedero y no de los kits físicos, la abogada de Char dijo que esas tarjetas, que sólo se usaban en los supermercados para la adquisición de alimentos y elementos de aseo, suplieron los elementos en físico que no podían ser entregados, igual que en todas las regiones, pues las dietas alimenticias variaban de una ciudad a otra. Además, la entrega de esos bonos estaban avaladas por Colombia Humanitaria y no contemplaba la entrega de dinero como tal.

En conclusión, los barranquilleros deberían agradecerle al ex alcalde Char porque de no existir Olimpica, su empresa familiar, no hubieran recibido las ayudas del gobierno. Habrá que esperar a que la Contraloría tome una decisión: o lo exime de responsabilidad fiscal o lo culpa y aplica sanciones.

Compartir: