En las botas de la primera mujer del arma de caballería del Ejército de Colombia

Compartir:

Bogotá, 25 de julio _ RAM_ Así como Juana Béjar ‘La Amazona’, heroína llanera de caballería del Ejército Libertador en 1819, hoy 202 años después, la teniente Natalia Cacua, primera mujer del arma de caballería del Ejército de Colombia, ascendida en 2017, ha sido inspiración para las más recientes generaciones femeninas abriendo camino para que hagan parte de la Institución.

Teniente Natalia Cacua, primera mujer del arma de caballería del Ejército de Colombia

Con sus botas altas en cuero, espuelas plateadas, uniforme camuflado pixelado, 1.63 de estatura y 53 kg de peso, la teniente Natalia Cacua Moreno domina los más de 500 kg del robusto ‘Mateo’, el equino asignado para cumplir su misión en el Ejército Nacional: capacitar a los oficiales, suboficiales y soldados en todas las capacidades montadas a caballo, para que luego ellos “vayan al área de operaciones, y entren donde no entra ningún vehículo a garantizar la seguridad en el territorio nacional para la defensa de todo nuestro país en áreas fronterizas y llanuras”, como lo asegura la teniente.

A sus 22 años, Cacua, se convirtió en la primera mujer del arma de caballería, es tiradora de alta precisión, paracaidista, con curso básico de caballería, y hoy, a sus 26, hace parte de la Escuela de Unidades Montadas y Equitación del Ejército siendo la primera instructora de equitación en la institución. A la fecha ha capacitado a más de 500 hombres en temas propios del arma de la divisa amarilla.

Teniente Natalia Cacua, primera mujer del arma de caballería del Ejército de Colombia

Esta mujer, amante de los caballos, desde los 10 años concentró esfuerzos en el atletismo, razón por la que ingresó a la Escuela Militar de Cadetes ‘General José María Córdova’, becada al 100% como deportista de alto rendimiento, y donde puso el nombre de las Fuerzas Militares en lo más alto del pódium a nivel mundial.

La teniente Natalia Cacua Moreno , hace parte de las cerca de 20 mujeres del arma de caballería en el Ejército, y manifiesta orgullosa que “es un honor muy grande ser la primera mujer de caballería. Al principio fue complicado porque los militares no están acostumbrados a estar con mujeres, pero poco a poco, luego de cada competencia e instrucción, entendieron que las mujeres podemos ser igual o mejor que ellos”.

Hoy en el marco de la celebración del día de la Caballería, en conmemoración a la Batalla del Pantano de Vargas, la teniente Cacua felicitó a los integrantes de la divisa amarilla, “la cual ha traído glorias y triunfos al Ejército Nacional”, además que fue enfática hacia las mujeres con el mensaje de: “Sí se puede lograr lo que se quiere, incluso sobresalir siempre con paciencia y disciplina”.

Teniente Natalia Cacua, primera mujer del arma de caballería del Ejército de Colombia

A esta campeona nacional de enduro en 40 kilómetros –modalidad ecuestre en la que se especializó la teniente, y en la que se pone a prueba la habilidad, resistencia física y sincronía con el equino–, le sobra carácter y disciplina, razón por la que pese a tener dos costillas fracturadas por una pisada de ‘Mateo’, hace cuatro meses, continúa dando lo mejor de sí misma y haciendo de la caballería colombiana un buen lugar para rezar su lema: “¡Salve Usted la Patria!”.

Compartir: