Empleados públicos prefieren trabajo en casa que un aumento de sueldo

La encuesta sobre los desafíos de la covid-19 en el sector público, realizada por el Dane y otras entidades, reveló que el  93,0% de las personas encuestadas (servidores públicos y contratistas) que trabajan remotamente, quisieran trabajar al menos parte del tiempo de manera remota después de la pandemia.

Según detalló la entidad, «una tercera parte de las personas encuestadas optaría por alguna opción de trabajo remoto antes que por un aumento de salario«, mientras que el 57,0% indica que todas sus funciones se pueden desempeñar de manera efectiva remotamente.

En promedio, los servidores públicos y contratistas quisieran trabajar remotamente 2,6 días semanales después de la pandemia.

El informe señala que para el  22,8% de quienes ejercen responsabilidades de jefatura y supervisión de personal indica que su equipo no ha podido llevar a cabo sus funciones igual de bien que antes de la pandemia, mientras que el 24,3% de las personas encuestadas considera que son menos productivas y el 20,8% se considera más distraído trabajando remotamente que de manera presencial.

Así mismo, la encuesta detalló que el 81,4% de los servidores públicos y contratistas  trabajó de manera remota al menos un día por semana, esta práctica fue menos frecuente a nivel subnacional.

En cuanto a las cargas domésticas, el 52% dijo que en su casa tenía que realizar actividades de cuidado de niños, dependientes o adultos mayores. Y en ese punto, el 56,7% de las mujeres respondieron afirmativamente, en comparación a los hombres, que el 46,1% dijo que sí.

El informe fue realizado en conjunto con el Departamento Administrativo de la Función Pública, el Banco Mundial y la University College London, consultó 187 entidades de la Rama Ejecutiva nacional, gobernaciones y alcaldías, a un total de 153.320 funcionarios públicos.

Compartir: