EEUU moviliza al Ejército para que víctimas de Sandy puedan votar

Las autoridades de Nueva Jersey, donde más de un millón de personas permanecen sin electricidad, y las de Nueva York ignoran aún cuántas mesas de votación podrán ser abiertas para esta elección que opondrá al presidente demócrata Barack Obama al republicano Mitt Romney.

Sandy «es capaz de provocar cierto caos» en las operaciones de votación, estima Costas Panagopulos, profesor de ciencias políticas y especialista en campañas electorales estadounidenses en la Universidad Fordham de Nueva York.

En Nueva York, 3.000 locales que deberían servir tanto para las presidenciales como para las legislativas y locales que se desarrollan en simultáneo, están privados de electricidad.

La secretaria de Estado de Nueva Jersey, Kim Guadagno, explica que los electores van a poder encontrar «un camión del ejército con un guardia nacional a su disposición y un gran cartel en el que se podrá leer: ‘Vote aquí'».

En aquellos locales donde los cortes de corriente no permitan la utilización de las máquinas electrónicas habrá boletas electorales en papel para introducir en un sobre, señaló el gobernador, Chris Christie.

Los estados de Nueva York y Nueva Jersey extendieron además los plazos para poder votar por correspondencia. En Nueva Jersey, será posible hacerlo hasta el mismo martes de la elección y en Nueva York hasta el 19 de noviembre. El estado de Connecticut (noreste) también prorrogó los plazos para la inscripción en las listas electorales.

Sandy obligará probablemente a modificar la ubicación de los locales electorales en Nueva York, indicó John Conklin, vocero de la comisión electoral de ese estado. «En las zonas más afectadas, se verificará que los locales sean accesibles al público, que dispongan de corriente eléctrica, que la gente no tenga dificultades para llegar a ellos».

Otros recursos improvisados serán la instalación de centros de votación que reúnan a diferentes distritos o incluso tiendas de campaña, como se hará en Queens, donde un gigantesco incendio destruyó la totalidad de un barrio.

Para Panagopulos, Sandy suscita muchos interrogantes sobre la elección y podría retrasar el anuncio del resultado final.

Los estados de Nueva York y Nueva Jersey son considerados como ya ganados por el presidente Barack Obama, que busca su reelección, pero no se podrá divulgar el resultado antes de que se termine con el escrutinio de los votos.

«Las autoridades locales, que hasta ahora se estaban ocupando de las consecuencias del huracán, deberán centrar su atención en los problemas que plantea la votación», estima el profesor. Es probable que los cortes de electricidad y otras dificultades debidas a Sandy «provoquen errores en el conteo de los votos».

«Si la elección es tan disputada como se prevé, eso tendrá un impacto, y el resultado final de la presidencial podría verse retrasado», insistió Panagopulos.

Donna Liebmeran, presidenta de la Unión por las Libertades Cívicas de Nueva York, teme que electores residentes en zonas devastadas por Sandy no puedan sufragar. «Por el momento su principal preocupación es proveerse de alimentos y conseguir un techo, pero tienen derecho a votar y hay que hacer todo lo posible para garantizarles ese derecho».

Aun si se prolongan los plazos, «tememos que el sistema no sea lo suficientemente flexible como para que la máxima cantidad posible de electores pueda expresar su voto», dijo. «Ya tenemos problemas cuando todo es fácil de organizar, más aún cuando hay dificultades».

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, asegura que la elección tendrá lugar cueste lo que cueste. «Sería realmente una pena que algunos burócratas hagan que esto fracase, pero espero que ello no suceda», dijo.

Fuente: www.america.infobae.com

 

Compartir: