Banca colombiana retendrá 68% de utilidades de 2020 para capitalizarse ante más deterioro de cartera

Por Nelson Bocanegra

BOGOTÁ, 26 feb (Reuters) – La banca que opera en Colombia retendrá cerca de un 68% de las utilidades que generaron en 2020 para fortalecer su patrimonio, ante la expectativa de que continúe el deterioro de la cartera de préstamos este año en medio de la debilidad de la economía, dijo el viernes el regulador del sector.

Las ganancias de los establecimientos de crédito se desplomaron un 55,3% el año pasado a 6,1 billones de pesos (1.700 millones de dólares), debido a las provisiones que debieron realizar los bancos para enfrentar el crecimiento de la cartera vencida.

El saldo en mora mayor a 30 días de créditos de personas y empresas durante 2020 se situó por encima del promedio de la última década y alcanzó 26,5 billones de pesos, equivalente a un 5,4% del total de la cartera del sistema financiero, principalmente por un mayor deterioro de los préstamos de consumo, una tendencia que se extendería en el primer semestre de este año.

«No va a ser un año fácil en términos de revelación del riesgo, seguirá deteriorándose la cartera y es apenas natural que esto suceda en la medida en que hay un rezago entre el comportamiento de la economía y el comportamiento de la atención de las obligaciones», dijo Jorge Castaño, jefe de la Superintendencia Financiera colombiana.

«Mientras no tengamos la certeza de cómo se va a mover hacia futuro, lo prudente indica en este momento que no distribuyan esos dividendos, dejen esos dineros dentro de la entidad para que si tienen una pérdida no esperada la puedan soportar», agregó, refiriéndose a la retención de las ganancias para capitalizar a los bancos.

Tras el estallido de la pandemia, las entidades financieras irrigaron con el apoyo del Banco Central y el Gobierno créditos para garantizar la liquidez a personas y empresas, en medio de la semiparálisis de la economía, que derivó en un repunte del desempleo y el cierre de negocios.

Castaño destacó el nivel de provisiones con el que cerró la banca el año pasado, de 39,7 billones de pesos, superior al nivel de cartera vencida, con lo que resaltó la solvencia del sector.

«Ahora que estamos pensando todos con la esperanza y la ilusión de que vaya avanzando el programa de vacunación, cuando todos queremos retornar rápidamente a nuestras actividades, qué bueno que el sistema financiero sea parte de la solución y no parte del problema y pueda seguir generando flujo de crédito a la economía», dijo, aunque enfatizó en que hay que mantener la cautela.

«Hay mucha incertidumbre, el 2021 sigue siendo año exigente para el sistema financiero, para nosotros necesariamente la prudencialidad debe marcar todos los pasos hacia adelante», concluyó

Compartir: