‘Gordo’ García: el exsenador condenado por masacre fue aceptado en la JEP

El hecho es recordado por la sevicia con la que fue perpetrado. Alrededor de 80 paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) llegaron hasta el corregimiento de Macayepo, en Carmen de Bolívar, y usando garrotes, machetes y rocas asesinaron a 12 campesinos y obligaron a 246 familias a desplazarse de su territorio.

La masacre de Macayepo se cometió el 14 de octubre de 2000. Una década después, la Corte Suprema de Justicia estableció que un senador de la república, Álvaro Alfonso García Romero, estuvo detrás de los hechos, y lo condenó a 40 años de prisión: una de las penas más altas que se les ha impuesto a los congresistas involucrados en el capítulo de la ‘parapolítica’.

Sin embargo, EL TIEMPO estableció que en una reciente decisión, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) aceptó el sometimiento del excongresista, conocido como ‘El gordo’ García.

El cuestionado político, que en su momento fue reconocido como uno de los poderosos de Sucre, se acogerá a los beneficios de la justicia transicional como agente del Estado no integrante de la Fuerza Pública.

Vale la pena recordar que, si bien la mayoría de los 12.738 comparecientes a la JEP son guerrilleros (76.8 por ciento) y miembros de la Fuerza Pública (22.1 por ciento), esta jurisdicción también tiene en sus manos procesos en los que participan 126 agentes del Estado.

No obstante, la aceptación del sometimiento de ese parapolítico a la justicia de paz llama la atención, toda vez que, como ha advertido la Procuraduría General de la Nación, este «no es un caso de un político que tuvo nexos con grupos armados paramilitares, sino el de un paramilitar que incursionó en la política».

Además, al acogerse a la jurisdicción de paz, en el peor escenario, recibiría una pena de máximo 20 años en cárcel: la mitad de la que tiene en la justicia ordinaria. No obstante, si dice la verdad plena y reconoce su responsabilidad en los crímenes que le impute la JEP, puede obtener una pena alternativa de entre 5 y 8 años, sin ir a prisión.

Las graves advertencias del Ministerio Público

Desde julio de 2019, la Procuraduría le solicitó a la JEP rechazar el acceso a ese sistema de justicia transicional del exsenador Álvaro García, quien tiene encima una condena por los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio múltiple y peculado.

En el concepto enviado a la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP, el Ministerio Público señaló que las conductas por las que fue condenado García fueron cometidas en su calidad de fundador y miembro del Bloque Héroes de Montes de María de las Auc, y los miembros de los grupos paramilitares no son sujetos de competencia de la JEP.

De hecho, el órgano de control agregó que la condición de excongresista no es un requisito absoluto para permitir su ingreso, e indicó que su participación en la masacre de Macayepo ocurrió mientras era miembro activo de las Auc, y no como un tercero civil.

La Procuraduría recordó en su concepto que los terceros civiles que colaboraron o financiaron grupos armados no pueden recibir beneficios en la JEP «si actuaron en calidad de miembros orgánicos de las Auc, «como es el caso del excongresista Álvaro García».

Además, el Ministerio Público señaló que el compromiso de ‘El gordo‘ García con la verdad «ha sido muy pobre, ya que no anuncia hechos nuevos ni promete aportar verdad sobre circunstancias que no han sido conocidas por la justicia ordinaria».

Máxima condena en JEP sería la mitad que en justicia ordinaria

A pesar del concepto desfavorable de la Procuraduría, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas avaló su sometimiento.

En la resolución que así lo formaliza aseguran: «Dado el especial rol que desempeñó el compareciente en la creación y la conformación de los grupos paramilitares, el presente caso tiene una aptitud relevante de cara a esclarecer la promoción, auspicio o colaboración con grupos paramilitares, que como se dijo, es un instrumental para el propósito de no repetición pues es insumo que permitiría desmontar las estructuras de poder que se han encontrado detrás del paramilitarismo«.

Aunque el exsenador García solicitó el beneficio de «libertad y renuncia a la acción penal», la JEP en su providencia asegura que más adelante, en otro momento procesal, decidirá si acoge esta petición.

Fuentes del Inpec le confirmaron a este diario que ‘El gordo’ García está recluido en el sector R Sur de la cárcel La Picota de Bogotá, donde redime su pena en actividades de cultivos de ciclo corto.

Compartir: