Banco Mundial: Verdaderos efectos de pandemia se podrían ver hacia 2025-26

El Banco Mundial entregó un nuevo análisis sobre los principales efectos de la pandemia del coronavirus en la vida económica de los países emergentes. La preocupación más grande es el crecimiento de la brecha de desigualdad anclada a la pérdida de puestos de trabajo.

De acuerdo con el organismo multilateral, la crisis ha afectado a los hogares de menores ingresos y por esto es que se espera que la brecha de desigualdad monetaria se acentúe en los próximos cinco años.

Dice el análisis que los verdaderos efectos de la pandemia pueden incluso verse con mayor complejidad hacia el 2025 o 2026.

En ese panorama serán varios los sectores afectados por la crisis. Según el Banco Mundial las actividades asociadas a la industria y servicios urbanos vivieron las mayores pérdidas de empleabilidad, entendiendo que son las menos aptas para el trabajo desde casa.

“Las evidencias derivadas de desastres anteriores sugieren que no solo los impactos en el bienestar de los hogares más pobres pueden ser mayores, sino que la recuperación posterior a la crisis también puede ser más lenta”, advierte el Banco Mundial.

Frente a las estrategias a las que se ven empujados los hogares de menores ingresos, para contener en parte el impacto de la crisis, se cuenta la reducción de gastos.

Dice el Banco Mundial que, con datos obtenidos por medio de encuestas telefónicas hechas en 33 países, “la reducción del consumo es la estrategia más común que utilizan los hogares para hacer frente a las pérdidas de ingreso asociadas a la Covid‑19: la adoptan, en promedio, alrededor del 40 % de los hogares”.

El siguiente corte de gastos va por el lado de la educación. Los niños y jóvenes se ven obligados en casa ante la imposibilidad de garantizar gastos escolares.

“Las simulaciones realizadas por el Banco Mundial indican que, debido a los cierres vinculados a la Covid-19, se perderá en todo el mundo casi medio año de escolarización, ajustada en función de la calidad”, complementa el organismo multilateral.

De ahí que la recomendación del Banco esté encaminada a que se amplíe el acceso a servicios financieros y de tecnología: “La promoción de productos financieros de bajo costo, la mejora de la información financiera y la ampliación del acceso a infraestructura y tecnología digitales ayudarían a las microempresas y pequeñas empresas”, concluye el Banco.

Compartir: