«Yo no vengo como un rufián a demostrar quién es el que manda en el barrio»

BOGOTA, 28 de Octubre RAM_ Durante la Asamblea del partido de La U, el presidente Juan Manuel Santos dio un fuerte discurso en donde manifestó su satisfacción por hacer parte de esa colectividad y aseguró que sus palabras no están cargadas de odio.

“Yo vengo a esta asamblea como miembro de este partido, no vengo a un pugilato como un rufián de esquina a demostrar quién es el que manda en el barrio. Yo no vengo aquí con resentimiento ni con odios, no vengo con rencores, vengo como uno más de sus miembros,  como todos ustedes”, dijo enfáticamente el jefe de Estado.

En este sentido, agregó: “Yo vengo a construir futuro, a hablar de futuro para la colectividad que ayudé a fundar”.

Explicó que el partido de La U es una colectividad que ha cambiado la historia. “Vengo con un profundo agradecimiento porque yo no sería presidente si no fuera por ustedes. Yo soy un hombre de partido, creo en los partidos políticos, pero los partidos no son de nadie, el partido de La U no es de Juan Manuel Santos, es de los colombianos que han otorgado un mandato sin precedentes”.

Señaló que no cree en los partidos hechos a la medida, “que se acortan o se alargan al ritmo de las necesidades del caudillo o mandamás de turno. Es una doble moral venir a preparar una puñalada contra la colectividad”.

Subrayó que los partidos se deben a sus seguidores y no a sus líderes. “No podemos permitir que La U sea un partido desechable, que cuando no le hace caso a los caprichos de unos cuantos cambiamos, para eso está la controversia interna, para eso están los órganos decisorios y la asamblea que hoy nos convoca”.

“Es una doble moral venir a acá a hacer votos de fe y rasgarse las vestiduras, por eso no quiero que se apruebe esa proposición del transfuguismo, hundamos eso en el Congreso. Tampoco esa decisión de los partidos, también hay que hundirlo, los partidos hay que fortalecerlos”.

Santos dijo que no es un lobo con piel de oveja. “Me han acusado de eso, lo cual eso es una gran y malintencionada falacia, que solo puede estar inspirada en la soberbia”.

Recordó cómo se fundó el partido de La U, hace siete años. “Reinaba el escepticismo sobre esa idea que teníamos, nos decían que para que nos poníamos a fundar un partido. En el Palacio de Nariño no estaban muy de acuerdo con la creación del partido de La U, recorrimos departamento por departamento e hicimos historia en las elecciones de 2006. El pueblo colombiano creyó en las tesis del partido, en lo que le estábamos ofreciendo”.

«Es una doble moral que vengan a rasgarse las vestiduras y, después, guardarse el puñal debajo del poncho», afirmó Santos. No obstante, agregó que «no vengo a un pugilato, como un rufián de esquina a demostrar quien es el que manda en el barrio; no vengo con resentimiento ni con odios».

El Jefe de Estado también rechazó que lo acusen de manejar el país con un programa distinto al que prometió en campaña. «Gran y mal intencionada falacia el que me digan que gané con un programa y que estoy ejecutando otro», aseguró.

Sobre el proceso de paz dijo que el expresidente Uribe mantuvo durante cinco años conversaciones con el ELN en la Habana con la intermediación del Brasil. “El Gobierno anterior hizo lo imposible por conversar, al punto de escoger cuatro sitios donde se podían conducir las conversaciones, y le pidió al gobierno de Brasil que sirviera de garante e intermediario. Hay cartas escritas en ese sentido. Lo hicieron sin ninguna condición, ahí no decían ‘cese del terrorismo o al secuestro’, y por eso, no entiendo por qué ahora que nosotros lo hacemos, nos dicen: ‘Qué horror… Están dialogando con el terrorismo'», relató el jefe de Estado.

Santos agregó «durante 5 años estuvieron (la administración de Uribe) negociando en Cuba y ahora dicen que cómo es que vamos a hablar con el terrorismo», y mencionó a Frank Pearl, quien lo acompañó en el evento, como testigo de estas afirmaciones.

“Esos son los sofismas y falacias de quienes no pueden debatir con hechos”, advirtió Santos en clara alusión al expresidente Uribe y a las voces disidentes del proceso de paz.

«Lo que hicimos fue continuar lo que veníamos haciendo en el Gobierno anterior, sólo que a veces se les olvida a los propios miembros del Gobierno anterior», precisó Santos al referirse a los duros golpes que se le han propinado a esa guerrilla y que, a su juicio, la obligan a ir a una mesa de negociación.

«Hablar de una paz con impunidad son sofismas que utilizan en política quienes no pueden controvertir con hechos», dijo el Jefe de Estado, y precisó que «hay una agenda que se convino y se acordó y nos vamos a ceñir a esa agenda».

Santos recordó que el proceso que se adelanta está diseñado para que no tenga costos si fracasa. «Depronto me cuesta a mí, políticamente, pero es un riesgo que asumo con tranquilidad», señaló.

Santos recordó que es fundador del partido de ‘la U’ y dijo que, hace 7 años cuando comenzaron con la idea, había incredulidad en torno a la idea. «Me acuerdo el escepticismo que en ese entonces rodeaba al Palacio de Nariño, no estaba de acuerdo con la formación de un partido», precisó.

El Jefe de Estado aprovechó para expresar su contento por integrar el partido. «Qué bueno estar aquí en mi casa. Recuerdo como si fuera ayer, hace 7 años, cuando a un grupo reducido de personas se nos ocurrió dar un nuevo partido para darle a Colombia y a la política colombiana una inyección de entusiasmo optimismo y visión de futuro», sostuvo el Mandatario al inicio de su discurso.

Posterior a su saludo a los asistente, el presidente Santos realizó un resumen de su gestión al frente de la Presidencia.

En su declaración, Santos dijo que no se pueden fraccionar los partidos políticos, por lo que pidió hundir el proyecto de transfuguismo que está pendiente de segundo debate en la plenaria de la Cámara.

Dijo que es «el único Presidente que lleva con honor el aval de ‘la U'», y agregó que gracias a la colectividad el país tiene el nivel más bajo de desempleo.

También aprovechó su intervención para destacar los logros de su Gobierno en diferentes áreas, destacando especialmente la ley de víctimas y el campo económico.

“La economía sigue creciendo y el empleo sigue bajando. Lo tenemos en un dígito”, sostuvo y defendió los beneficios de la reforma tributaria que cursa en el Congreso.

Compartir: