Vicepresidente Garzón anhela que todos puedan tener el mismo trato del Sistema de Salud

En carta abierta, el vicepresidente Angelino Garzón hizo un análisis del trato digno en salud que merecen todo los colombianos y expresó que lo que más anhela y demanda, «es que todos los colombianos y colombianas puedan disfrutar el mismo trato digno que yo he recibido en el sistema de salud».

Garzón hizo un recuento de todas las atenciones médicas recibidas desde cuando fue operado por una afección cardiaca, en el 2010. «Como ha sido mi caso, todos debemos tener un trato digno y el acceso integral a los servicios de salud de manera oportuna y con la más alta tecnología, en las mismas condiciones, sin tener que acudir a tutelas ni a derechos de petición, como se ha visto forzada gran parte de la población», dijo.

Reiteró que «el Estado es el responsable de garantizar el acceso a los servicios preventivos y a la detección temprana de alguna enfermedad, como el cáncer o las afecciones vasculares, con un tratamiento oportuno y completo».

A continuación la carta completa.

Carta abierta del Vicepresidente sobre la salud en Colombia
Bogotá, 26 de octubre de 2012

En el Sistema de Salud, todas y todos los colombianos deben recibir un trato digno, como ha sido mi caso.

Como es de conocimiento público, en el año 2010 fui intervenido de una operación de corazón abierto que incluyó la colocación de cinco puentes coronarios, en Junio de 2012 presenté un accidente cerebro vascular, y desde hace una semana he iniciado el tratamiento para erradicar un cáncer en la próstata, recibiendo en cada uno de estos momentos el más oportuno diagnóstico, el adecuado tratamiento, y un inmejorable servicio de rehabilitación integral.

Razones suficientes para manifestar mi más alto grado de satisfacción con el sistema de salud de nuestro país, los más sinceros agradecimientos a mi EPS Sanitas y a las diversas entidades tratantes como la Clínica Reina Sofía, el Centro de Rehabilitación de la Universidad de la Sabana y del Hospital San Ignacio de la Universidad Javeriana; y el mayor reconocimiento a la ciencia médica y a los profesionales de la salud, entre ellos los terapeutas.

Ahora, lo que más anhelo y demando, es que todos los colombianos y colombianas puedan disfrutar el mismo trato digno que yo he recibido en el sistema de salud, con el pleno disfrute de los avances técnico-científicos que la ciencia médica ha desarrollado, sin barreras de acceso de tipo administrativa, económica ni geográfica, generadas más allá del afán de ánimo de lucro que desafortunadamente existe en algunas EPS.

Los sistemas de salud deben tener como esencia la protección de la vida de cada uno de los seres humanos y el logro del más alto grado de bienestar de la población en su conjunto, para que no vivamos hechos tan dolorosos como el caso de la bebé de 11 meses, Ana María Forero Villamil, ocurrido esta semana.

La organización de los servicios de salud en un municipio, un departamento, un distrito, y en el país, deben contribuir a eliminar las inequidades sociales; a erradicar las limitaciones de las personas con discapacidad y las angustias de sus familias y sus cuidadores; intervenir las acciones de maltrato hacia las mujeres, empezando por nuestras niñas y niños, al igual que la generación de espacios de confianza hacia los jóvenes para atenuar las tasas de suicidios, el consumo de sustancias psicoactivas y la autoría de acciones violentas.

Es inaceptable moralmente que producto de las leyes del mercado en las cuales se encuentra inmerso el sistema de salud colombiano, se nos mueran los niños y niñas con cáncer por el desabastecimiento de los medicamentos indispensables, como viene ocurriendo durante el mes de octubre; o que las personas con discapacidad continúen con dificultades para acceder a los servicios de rehabilitación integral e intensiva, con la mejor tecnología; o que las mujeres se sigan muriendo de cáncer de seno y de cuello uterino, por falta de diagnósticos oportunos, y así mismo, se llegue a registrar la muerte de personas en medio de la tramitología de las autorizaciones médicas, como ocurrió la semana pasada, con el señor José Ángel Chicaza, paciente con enfermedad renal crónica.

La salud es un derecho y no un favor que tenemos todos los colombianos y colombianas, sin discriminación alguna, y el Estado es el responsable de garantizar el acceso a los servicios preventivos y a la detección temprana de alguna enfermedad, como el cáncer o las afecciones vasculares, con un tratamiento oportuno y completo, la entrega de todos los medicamentos indispensables, el acceso a la más moderna tecnología, la rehabilitación integral e intensiva, que conlleve a la inclusión social, para los niños y niñas en sus escuelas y los adultos en sus trabajos.

Como ha sido mi caso, todos debemos tener un trato digno y el acceso integral a los servicios de salud de manera oportuna y con la más alta tecnología, en las mismas condiciones, sin tener que acudir a tutelas ni a derechos de petición, como se ha visto forzada gran parte de la población.

Desde el momento en el cual todos tengamos el mismo tratamiento para proteger nuestra vida, el sistema de salud le estará aportando a la construcción de una sociedad más justa, a la eliminación de las inequidades sociales, al fortalecimiento de las instituciones, de la democracia y a la convivencia social.

En este sentido, debo destacar las iniciativas del señor Ministro de Salud, doctor Alejandro Gaviria Uribe, en los esfuerzos que ha iniciado para superar el complejo entramado que existe en el componente financiero del sistema de salud, y en especial, los diálogos que viene adelantando con alcaldes y gobernadores, como ocurrió en el día de ayer con el doctor Gustavo Petro Urrego, Alcalde Mayor de Bogotá D.C. y su Secretario de Salud, doctor Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, en su afán de superar los problemas existentes en el régimen subsidiado que tanto agobian cotidianamente a la población, y su interés, de establecer modelos alternativos y específicos de atención en salud, con criterio territorial o regional.

Cordialmente,

 

ANGELINO GARZÓN
Vicepresidente de la República 


Compartir: