Distrito autoriza la reapertura de iglesias e informó protocolos

Bogotá, 21 de septiembre_ RAM_ Dentro de las medidas anunciadas por el Distrito para la reapertura y la reactivación de la ciudad, se dio vía libre para la apertura de centros religiosos desde el martes 22 de septiembre.

Esta decisión se toma gracias a la ocupación de UCIs en la ciudad que ha llegado a uno de los puntos más bajos desde el inicio de las restricciones, estando en 54.9%. Con ese cupo epidemiológico, la Alcaldía decidió que era viable abrir estos sitios de encuentro.

Para autorizar la apertura de estos centros, el Distrito aclara que se deben acatar una serie de medidas de bioseguridad que permitan llevar a cabo estos encuentros de forma segura.

Todos los miembros del personal deben estar capacitados para garantizar las medidas de bioseguridad y el reconocimiento de signos y síntomas tanto de gripa como de covid-19. Para ingresar es necesario medir la temperatura de los ciudadanos. El personal que abra puertas y oriente a las personas deben usar guantes obligatoriamente.

Todas las instalaciones deben ser desinfectadas con anterioridad al culto y así mismo garantizar que los feligreses pueden desinfectar tanto sus pies como sus manos al ingresar al lugar.

Dentro del espacio de reunión se debe permitir y exigir el distanciamiento social. De acuerdo con el comunicado del Distrito se debe “demarcar los puntos de ubicación de la silletería en zigzag, tanto en el piso como en las bancas o sillas, y respetar el distanciamiento de 2 metros entre persona y persona. Los feligreses deben permanecer sentados durante la ceremonia”.

Recalca que en todos estos espacios se debe usar tapabocas que cubra tanto bocas como nariz y no se puede saludar con contacto físico a otros presentes.

Luis Ernesto Gómez, Secretario de Gobierno, afirma que “Gracias al comportamiento de autocuidado y autocontrol que tienen la mayoría de los ciudadanos, el ritmo de contagio nos permite reabrir más a Bogotá, siendo conscientes que tendremos nuevamente un segundo pico en el mes de noviembre, que tal como está dispuesto con el modelo epidemiológico de la ciudad no representará un desborde de la capacidad hospitalaria”.

Las entidades religiosas que deseen reabrir sus puertas al público deben adoptar los protocolos de bioseguridad en los ritos propios de su tradición y/o creencia religiosa.

Los centros religiosos deberán seguir las siguientes medidas:

1. Capacitar a todo el personal que tendrá responsabilidades durante las celebraciones religiosas en las medidas de bioseguridad e identificación de signos y síntomas de gripa y de COVID- 19.

2.Desinfectar todas las instalaciones en donde se adelantará el culto religioso antes de permitir el ingreso de los feligreses, además, deberán realizar la desinfección de manos y calzado en la entrada del recinto.

3.Demarcar los puntos de ubicación de la silletería en zigzag, tanto en el piso como en las bancas o sillas y respetar el distanciamiento de 2 metros entre persona y persona. Los feligreses deben permanecer sentados durante la ceremonia.

4.Garantizar la ventilación de los lugares de culto manteniendo puertas y ventanas abiertas.

5.Disponer de un dispositivo de medición de temperatura que deberá permanecer en la entrada a la hora del ingreso de las personas al recinto. No se permitirá el ingreso de personas que tengan fiebre mayor o igual a 38 grados centígrados o tos.

6.Utilizar permanentemente el tapabocas durante todas las etapas de la celebración cubriendo nariz y boca.

7-Permanecer en el mismo lugar desde el inicio hasta finalizar la reunión.

8.No saludar de mano, ni dar besos y tampoco dar abrazos.

9.El uso de guantes será de carácter obligatorio para quienes abran las puertas y orienten a los fieles para que se ubiquen en los lugares señalados.

10.Cada entidad religiosa deberá comunicarles a sus feligreses los horarios y días en que se llevarán a cabo las reuniones, así como recordar las medidas de seguridad para poder asistir.

Compartir: