Entra en vigor polémico confinamiento en Madrid

Agencia ANADOLU

Madrid, 21 de septiembre_ RAM_ Alrededor de 850.000 personas que viven en 37 zonas de Madrid ya no pueden salir de sus barrios por motivos distintos al trabajo, la escuela u otras tareas imprescindibles. Los foráneos, igualmente, no pueden entrar con fines injustificados.

A pesar de las protestas generalizadas que calificaron el plan de Madrid para frenar la propagación del COVID-19 como «discriminatorio», las nuevas medidas entraron en vigor el lunes, dejando a la capital española dividida.

Dentro de los vecindarios, los negocios y las escuelas permanecen abiertos. Los bares y restaurantes cubiertos pueden servir al 50% de su capacidad, pero los parques han sido cerrados.

La Policía está preparando controles aleatorios para vigilar el flujo de población. A través de los altavoces de sus coches patrulla se difunde la nueva ley.

Todas las áreas afectadas tienen una cosa en común: la transmisión comunitaria incontrolada de coronavirus, con más de 1 de cada 100 residentes dando positivo en las últimas dos semanas.

Pero los barrios también comparten otras características. Según un análisis del diario español El País, son barrios relativamente pobres y densamente poblados con casi el doble de inmigrantes que el resto de la ciudad.

A principios de esta semana, la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Ayuso, dijo que «el estilo de vida de los inmigrantes en Madrid» era una de las razones por las que la ciudad se enfrenta a uno de los peores brotes de COVID-19 en Europa.

Sin embargo, algunos de los barrios más multiculturales de la ciudad, como Lavapiés, no están confinados.

Ayuso anunció las medidas el viernes, y durante el fin de semana miles de manifestantes salieron a las calles, compararon las medidas con la ‘guetización’ y pidieron la renuncia de la presidenta de la comunidad.

“Nuestros políticos irresponsables quieren segregar Madrid, romper su unidad y crear un apartheid donde los trabajadores olviden que tienen derechos”, tuiteó Juan Carlos Monedero, profesor y miembro fundador del partido Unidas Podemos.

Varios estudios en España y en otros lugares han demostrado que el virus ha sido más devastador entre las poblaciones desfavorecidas, donde muchas personas son trabajadores esenciales y viven en condiciones de hacinamiento.

En Madrid, es más probable que las personas de las zonas más afectadas cojan el transporte público en medio de la pandemia, que aún se puede ver desbordado en las horas pico.

Las protestas, organizadas en parte por el partido de izquierda Unidas Podemos, han puesto de relieve la creciente polarización en España.

Los políticos de derecha en Madrid criticaron las protestas, advirtiendo que podrían empeorar la situación de salud.

Aún así, los expertos cuestionan si las nuevas medidas van lo suficientemente lejos para abordar la propagación del virus en Madrid, donde los sistemas de rastreo y pruebas de contratos han estado plagados de retrasos, la atención primaria está abrumada y los hospitales están comenzando a desbordarse de pacientes con COVID-19.

Compartir: