300 empresarios extorsionados se han ido de Tumaco en 2012

BOGOTA, 22 de Octubre_ Después de que las Farc asesinaran a su esposo en el año 2002 Juana* y sus cuatro hijos salieron huyendo de la vereda Bellavista en la zona rural de Tumaco.

La mujer pasó de ser la dueña de un pequeño bar a vivir en una zona de invasión del casco urbano, a dos horas de su hogar. Llegó al barrio Nuevo Milenio, uno de los más pobres y violentos de la ciudad.

«Ahorita tenemos el barrio bien peligroso. A veces uno va pasando y se ve la gente co su arma, estamos en una situación muy complicada que si no nos ponemos las pilas nos sabemos que va a pasar», describe Juana*.

En Nuevo Milenio se esconden subversivos de las redes urbanas del frente 29  las Farc que por estos días están en guerra con integrantes de la banda criminal Los Rastrojos que controla barrios vecinos.

Los homicidios son frecuentes y madres como Juana, temen que sus hijos sean reclutados por los grupos delincuenciales presentes en Tumaco.

«Como hay tanta gente mala ahorita, les pueden decir (a los niños) te pago tanto y te paras aquí, me das información cuando venga la policía o si ves algún visaje del Ejército me avisas», explica la mujer.

Los sectores marginados de Tumaco como Nuevo Milenio y Viento Libre están cerca al mar. Las Farc, Águilas Negras y Rastrojos se esconden en ellos porque esto les facilita su principal negocio: el narcotráfico.

Estas zonas también son escenario de constantes enfrentamientos entre los delincuentes y la Fuerza pública. En este barrio de invasión este año han muerto tres policías

El coronel Luis Eduardo Soler, comandante de la estación de Policía del municipio, dice que los operativos de captura se dificultan porque la comunidad muchas veces protege a los delincuentes.

Más de 190 homicidios se han presentado este año en Tumaco. Las autoridades sostienen que la mayoría de los muertos son guerrilleros, miembros de las Bacrim o delincuentes comunes.

 

Las «vacunas» están acabando con el comercio en Tumaco

 

El miedo no sólo es evidente en las zonas marginadas. Los cerca de 100 mil habitantes de la población temen ser víctimas de la violencia. Los más preocupados son los comerciantes.

Dueños de establecimientos y hasta vendedores ambulantes son extorsionados. Jaime Bedoya, quien además de ser dueño de una ferretería es el director de la Cámara de Comercio del municipio, dice que las llamadas vacunas han obligado a cientos de empresarios a salir de Tumaco.

«La Cámara de Comercio viene registrando un descenso mensualmente de 40 empresas. Eso implica que en lo corrido del año van más o menos 300 empresas cerradas, hay éxodo masivo de comerciantes, hay pánico total, porque al amenazarnos a nosotros de que nos van colocar una bomba o nos van a asesinar nos toca acceder a las pretensiones mal sanas de estos personajes». sostiene el empresario.

El estallido de bombas incrementa la percepción de inseguridad de los tumaqueños. Si bien es cierto que no estallan todos los días, durante la primera noche que pasamos en el municipio, un artefacto de mediano poder explotó cerca al aeropuerto. Aunque iba dirigido a miembros del Ejército no dejó heridos ni daños materiales.

La bomba que si causó daño fue la que sacudió la estación de policía el pasado primero de febrero. Fueron 11 los muertos y 76 los heridos, entre civiles y uniformados

Como respuesta el Ministerio de Defensa envío 300 policías, en la actualidad  hay más de quinientos en las calles del municipio.

Al caminar por Tumaco también es evidente la presencia del Ejército. El mar y los ríos están controlados por la Armada Nacional.

Sin embargo, hasta el alcalde Víctor Gallo, asegura que el incremento del pie de fuerza no ha disminuido la violencia.

«Para superar esto le hemos dicho al gobierno que no solamente con el aumento de la Fuerza Pública y del pie de fuerza se va a superar. Tenemos que hacer inversión productiva e inversión social, advierte el mandatario.

Los habitantes de Tumaco, en su mayoría afrocolombianos confían en que los diálogos de Paz que adelantan el gobierno y las Farc permitan la desmovilización del frente 29, responsable de la mayoría de sus problemas.

No obstante, consideran que la pobreza extrema y la falta de oportunidades son las verdaderas causas de la violencia.

*Nombre cambiado por razones de seguridad

Compartir: