Mr Been quiere despenalizar los insultos en Inglaterra

El actor Rowan Atkinson encabeza campaña para derogar ley que prohíbe uso de «palabras insultantes» en el Reino Unido.

El actor británico Rowan Atkinson, conocido por el personaje de Mr. Bean, es la cara más visible de una campaña para derogar una ley que prohíbe desde 1986 el uso de «palabras insultantes» en el Reino Unido.»El problema de proscribir los insultos es que cualquier cosa se puede interpretar de ese modo: la crítica, la caricatura, el sarcasmo.

Incluso mantener una opinión distinta a la ortodoxa se puede considerar un insulto», defendió Atkinson en el lanzamiento de una campaña en la que participan otras personalidades británicas, como el también actor Stephen Fry.Los activistas que participan en ese movimiento consideran que el capítulo quinto de la Ley de Orden Público del Reino Unido, que prohíbe «palabras, comportamientos y signos amenazantes, abusivos o insultantes», atenta contra la libertad de expresión.

En aplicación de la polémica ley, un sacerdote fue detenido recientemente en Gran Bretaña por llamar «pecado» a la homosexualidad. Un joven corrió la misma suerte por exhibir una pancarta en la que se tildaba de «culto peligroso» a la Iglesia de la Cienciología. Aunque el caso más notorio ha sido el del arresto de un hombre en Oxford por llamar «gay» al caballo de un policía…
«La ‘ley del insulto’ es una auténtico insulto para la libertad de expresión», ha dicho Atkinson en el lanzamiento de la campaña para derogar el capítulo 5 de la polémica ley, que permite la detención de cualquier persona por proferir en público «palabras insultantes».
Flanqueado por el diputado conservador David Davis y por Lord Geoffrey Dear, uno de los jefes de Policía más condecorados del país, Mr. Bean ha pedido personalmente a David Cameron que ponga fin a «la cultura de la censura y la intolerancia» propiciada por la Ley de Orden Público.
«En una sociedad auténticamente libre, no hay derecho a sentirse ofendido», declaró Davis. «Durante siglos, la libertad de expresión ha sido una parte vital de la sociedad británica, y el rechazo de esta ley nos devolverá ese derecho».
«Hay que aprender a ser inmunes a las ofensas»
En declaraciones al ‘Daily Mail’, el propio Mr. Bean reclamó su derecho a insultar y ser insultado, con todos los respetos…»El problema de fondo es que muchas cosas pueden ser consideradas como ‘insultantes’.Criticar a alguien, ridiculizarlo, usar un sarcasmo o simplemente dar un punto de vista alternativo a lo que se considera ortodoxo puede ser considerado como un insulto»
«No me preocupa mi propio caso porque llevo en esto mucho tiempo y no he tenido problemas»,reconoció el humorista. «Lo que me preocupa es que la ley pueda usarse contra los más vulnerables, como el hombre detenido en Oxford por llamar «gay» un caballo de la policía, o al adolescente arrestado por decir que la Cineciología es «un culto peligroso».
«Tenemos que aprender a ser más inmunes a las ofensas», palabra de Mr. Bean, «ofendido» tantas veces en la vida. «Tenemos que ser capaces de afrontar las críticas y vivir con ellas…Suspender la claúsula del «insulto» en Ley de Orden Público es un paso para acabar con la nueva intolerancia».
El diputado conservador David Davis, que se ha unido asimismo a la campaña, consideró que «en una sociedad libre no existe el derecho a sentirse ofendido».»Durante siglos, la libertad de expresión ha resultado vital para la vida en el Reino Unido. Derogar esa ley significa reinstaurar ese derecho», apuntó Davis.
Compartir: