Más de 300 colombianos firman carta de apoyo a diálogos de paz

Más de 300 académicos, escritores, activistas y periodistas colombianos y extranjeros firmaron este lunes una carta abierta de apoyo a los diálogos de paz que iniciarán en Oslo entre el gobierno de Colombia y la guerrilla comunista FARC, como solución al conflicto armado interno que se prolonga por casi medio siglo.

«Es esta una oportunidad única e irrepetible. Si fracasa, la confrontación avanzará pero con mayor intensidad y con altas y aún inéditas cotas de degradación. Anteriores fracasos han sido no solo derrotas de la paz sino triunfos siniestros de la guerra», citó el documento difundido por www.razonpublica.com.

«Por eso urgimos a las partes a no levantarse de la mesa hasta llegar a un acuerdo final, y a superar los muchos, graves y previsibles obstáculos que acompañarán a un proceso tan complejo como el que hoy comienza», agregó el texto.

Entre los firmantes de la carta se encuentran el poeta colombiano Juan Manuel Roca, la politóloga Natalia Springer, el alcalde de Bogotá Gustavo Petro, el director de cine Jorge Alí Triana, el periodista Daniel Samper Pizano, la abogada Mónica Roa, la directora de la ONG Asfamipaz Merleny Orjuela, entre otros.

El texto también exhorta a «que las partes -como prueba de su genuina voluntad de paz- no sigan desperdiciando vidas de colombianos y a que en todo caso busquen ceñirse a las normas del derecho de la guerra».

El documento también fue firmado por el académico francés Frédéric Massé, el politólogo estadounidense Marc Chernick, el sociólogo argentino Juan Gabriel Tokatlián, el diplomático italiano Sandro Calvani, la académica uruguaya Ana María Bidegain, entre otros.

«Una paz negociada implicará reformas sustanciales que afronten la aberrante inequidad, consagren garantías efectivas para el ejercicio de la oposición, atiendan en su raíz los conflictos por la tierra, pongan fin a las violaciones de los derechos humanos y reparen debidamente a las víctimas», citó el documento.

El siguiente es el documento completo:

Al comenzar la fase de negociación entre el Gobierno Nacional y las FARC, en un intento nuevo y decidido por alcanzar un acuerdo que ponga fin al prolongado conflicto armado interno que padece Colombia, los abajo firmantes hacemos públicas las siguientes consideraciones:

  • Es esta una oportunidad única e irrepetible. Si fracasa, la confrontación avanzará pero con mayor intensidad y con altas y aún inéditas cotas de degradación. Anteriores fracasos han sido no solo derrotas de la paz sino triunfos siniestros de la guerra. Por eso urgimos a las partes a no levantarse de la mesa hasta llegar a un acuerdo final, y a superar los muchos, graves y previsibles obstáculos que acompañarán a un proceso tan complejo como el que hoy comienza.
  • La presencia en la mesa de negociación de los más altos mandos de las FARC y, por parte del gobierno, de delegados cercanos a los gremios de producción, a las Fuerzas Armadas y a los demás poderes del Estado, es garantía de la representatividad y seriedad de las conversaciones.
  • En esta etapa inicial serán necesarias la discreción y la confidencialidad de las negociaciones: en la experiencia internacional, ningún conflicto armado interno se ha resuelto mediante diálogos públicos. Esto deben entenderlo los medios y la opinión.
  • El cese bilateral del fuego es un asunto importante y altamente deseable, pero su éxito requiere de un sistema de verificación eficaz, que de momento no parece ser factible. Aunque su ausencia no es un obstáculo insuperable, exhortamos a las partes -como prueba de su genuina voluntad de paz- a que no sigan desperdiciando vidas de colombianos y a que en todo caso busquen ceñirse a las normas del derecho de la guerra. Para allanar el camino, es urgente procurar cambios en el lenguaje de los actores. Este es el primer paso, en el entendimiento de que el terreno de la paz debe fertilizarse con hechos y palabras de paz.
  • Una paz negociada implicará reformas substanciales que afronten la aberrante inequidad, consagren garantías efectivas para el ejercicio de la oposición, atiendan en su raíz los conflictos por la tierra, pongan fin a las violaciones de los derechos humanos y reparen debidamente a las víctimas. Puesto que la agenda de negociación se abre con la “política de desarrollo agrario integral”, estimamos como punto de partida del debate público que necesariamente debe acompañar e iluminar el proceso, el análisis de temas como la superación de la pobreza rural, la democratización de la propiedad de la tierra, la relación agricultura-minería, la reconversión de tierras dedicadas a la ganadería, la inversión extranjera, la reprimarización de la economía, las reservas campesinas, la seguridad alimentaria y la protección de los recursos naturales.

Manifestamos nuestra voluntad de animar el más amplio debate sobre las reformas sociales y políticas, y nuestra disposición para contribuir a la creación de un clima nacional favorable a la paz que haga posible que Colombia marche con decisión al encuentro de sí misma.

Compartir: