La guerrillera holandesa “Tanja” demora diálogos de paz

La guerrilla colombiana ahora quiere que la holandesa forme parte de las negociaciones para alcanzar un acuerdo de paz. No queda claro si en Oslo, donde en los próximos días comenzará el histórico diálogo, o si su presencia se materializaría recién en La Habana, en la segunda etapa.

La agencia de noticias EFE difundió que Tanja Nijmeijer ya se encuentra en La Habana con el número dos de las FARC, Luciano Marín Arango, más conocido como «Iván Márquez», y esta situación habría retrasado el viaje a Noruega de ambas. La agencia de noticias española asegura haber consultado fuentes cercanas al equipo negociador gubernamental, pero no obtuvo confirmación ni desmentida sobre este episodio.

“El motivo de la fricción sería el malestar del Gobierno de Juan Manuel Santos por el hecho de incluir a una ciudadana que no es colombiana, mientras que el grupo armado habría reivindicado su derecho a elegir libremente a sus delegados, al aducir además que Tanja o «Alexandra» lleva una década en las filas guerrilleras”, detalla el despacho.

Tanja forma parte de la “comisión internacional” de esa guerrilla, una especie de “cancillería ambulante” del grupo terrorista. Su existencia se conoció cuando murió el “Mono Jojoy”, jefe militar de las FARC. En sus computadoras se hallaron imágenes de la holandesa.

Las autoridades presumen que se dedica a expandir la ideología de la guerrilla. Estudió Filología Española en Groninga y, a comienzos del siglo, viajó por Colombia en la Caravana por la Vida, que organizaba una ONG para atender a los campesinos desplazados. Volvió a su país por poco tiempo: se incorporó a las FARC con el alias de Eillen.

Su propio nombre, sin embargo, despertaba suficientes ecos en el mundo de la guerrilla: Tania fue la famosa amante de Ernesto «Che» Guevara que murió combatiendo en la selva boliviana. Se llamaba Tamara Haydée Bunke Bider y había nacido en Buenos Aires en 1937. Como su padre era alemán y comunista, emigró con su familia a la República Democrática Alemana, donde se cree que trabajó para el temible servicio de inteligencia Stasi. Conoció a Guevara en 1960 y al año siguiente viajó a Cuba.

 

Compartir: