Un herido y más de 10 detenidos tras disturbios en jornada de marchas en Bogotá

Miles de manifestantes se encuentran reunidos en la Plaza de Bolívar de Bogotá, donde se han desarrollado algunos enfrentamientos con el Esmad(Escuadrón Móvil Antidisturbios).

A la altura de la carrera séptima con Avenida Jiménez algunas de las personas que marcharon lanzaron papas explosivas, mientras que la Policía trató de controlar la situación con gases lacrimógenos y bombas de aturdimiento.

Aunque aún no hay un reporte oficial de heridos en estos puntos, la Secretaría de Gobierno informó que en la Calle 45 con Avenida Caracas una persona resultó lesionada y otras diez fueron detenidas.

Los primeros informes reportan daños en más de 500 locales del centro de la ciudad.

Se prevé que los manifestantes se mantengan reunidos en la Plaza de Bolívar hasta las 4: 00 pm.

Las marchas corresponden al «Día de la Dignidad», con el cual algunos ciudadanos pretenden expresar su descontento por la situación social del país.

Esta protesta está abierta al inconformismo de los distintos sectores de la sociedad, por lo que en Bogotá se pudieron ver desde grupos de estudiantes del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) que reclamaban por la escasa financiación que reciben, hasta funcionarios judiciales, en huelga desde ayer.

Pero los colombianos «indignados» también se han movilizado en las áreas rurales más remotas de departamentos como el Putumayo, en la frontera con Ecuador, o Norte de Santander, vecino a Venezuela.

Los participantes en todo el país ascienden a 300.000, según dijo a Efe por teléfono David Flórez, portavoz del movimiento de izquierdas Marcha Patriótica y organizador de la iniciativa junto a un centenar de organizaciones no gubernamentales (ONG).

Flórez detalló que la «Marcha Nacional de los Indignados» se despliega en 25 de los 32 departamentos colombianos y tiene un espíritu de «civilizar las múltiples inconformidades del pueblo colombiano con el modelo de país desigual y basado en la extracción que tenemos».

Además, dijo que «en este momento coyuntural hay que exigir la participación directa del movimiento popular en la mesa del diálogo de paz» entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC, que según lo previsto se iniciará el próximo miércoles 17 de octubre en Oslo.

«La posibilidad de construir una paz pasa por discutir el modelo de país con el resto de los colombianos, no puede haber paz si Colombia sigue siendo el país más desigual del mundo», argumentó.

Según medios locales, a lo largo de las movilizaciones se registraron lanzamientos aislados de papas-bomba (artefactos explosivos artesanales) y de cápsulas de pintura contra algunos edificios.

El alcalde  Gustavo Petro, trinó en su cuenta de Twitter que la reunión de política fiscal del Confis del Distrito tuvo que terminar por los gases lacrimógenos en la plaza de Bolívar.

«No me parece que las marchas estudiantiles terminen en gases y papas bomba. Mi gobierno quiere la libre expresión y el derecho a la manifestación», expresó.

TransMilenio reportó que hasta el momento hay normalidad en todas las estaciones.

Compartir: