Debate sobre la reforma que elimina la Vicepresidencia fue de nuevo aplazado

La Comisión Primera de la Cámara de Representantes pospuso para este miércoles el debate acerca de la aprobación del acto legislativo 046 de 2012 que propone la eliminación de la figura de la Vicepresidencia de la República y la creación de la institución de la designatura. El proyecto se presentó el pasado 29 de agosto por los senadores Antonio Guerra De La Espriella, Aurelio Iragorri Hormaza, Gabriel Zapata, Ivan Name, Myriam Alicia Paredes y Roberto Gerlein. «Los Congresistas firmantes, después de hacer un balance general sobre la figura vicepresidencial en la democracia colombiana, hemos evidenciado la necesidad de modernización y fortalecimiento de las instituciones democráticas que nos exige la sociedad y el mundo actual», sustentó el documento. Posteriormente propone la reinstauración de la institución del Designado en la Constitución. «La figura de la Vicepresidencia ha contribuido en varias ocasiones a la inestabilidad política, entorpeciendo la sana gobernabilidad del Estado», concluyeron. El coordinador de la ponencia, el representante Heriberto Sanabria Astudillo, indicó que la figura vicepresidencial tiene un carácter negativo desde sus incios: «El primer ejemplo que tenemos es la conspiración de Santander contra el liberador Simón Bolívar. Y en la época más resiente fueron evidentes las profundas diferencias del vicepresidente Humberto de la Calle Lombana con el presidente Ernesto Samper, llevando incluso a su renuncia en el cargo». Para Sanabria «la vicepresidencia se ha convertido en una figura casi perturbadora porque no tiene funciones precisas determinadas en la Constitución», por eso insiste en que «o le colocamos funciones constitucionales al vicepresidente o eliminamos esa figura». Como ponente, el representante Sanabria comparte el interés del proyecto de acto legislativo tras analizar las consideraciones y está de acuerdo en retornar a la figura del designado de la Presidencia: «es una figura que históricamente le ha dado al país tranquilidad, normalidad dentro de la estructura de la presidencia, dentro del poder ejecutivo». El proyecto de acto legislativo contempla que quien ocupe la designatura debe ser un «ciudadano de altísimas cualidades que pertenezca al mismo partido del Presidente de la Republica» y que será elegido 8 días después de la posesión del Presidente por el Congreso de la Republica en pleno tras una terna que postulará el Mandatario por un periodo de dos años. Además, solo podrá reemplazar al Presidente en sus faltas absolutas o temporales o en las misiones que el Mandatario le encomiende. En caso de que se presente una falta absoluta y falte más de la mitad del periodo constitucional del Gobernante, no se recurrirá al designado sino que se convocarían elecciones presidenciales. «Esta es una novedad, casi estamos consagrando una elección atípica hay ausencia absoluta del Presidente», afirmó Sanabria. Cuando se presente una falta absoluta este designado de la presidencia si falta más de la mitad del periodo constitucional de presidente deberá convocar a elecciones generales de un nuevo presidente. Otra ventaja que ven algunos ponentes y los autores del proyecto es que la figura no causaría mayores erogaciones al presupuesto general de la Nación, «no tendría una estructura presupuestal y administrativa que se convierta en una carga presupuestal para la nación», expresó el representante y coordinador de la ponencia, Heriberto Sanabria. Sin embargo, a Sanabria le preocupa el plazo de dos semanas para sacar el proyecto adelante porque es constante el aplazamiento por falta de quórum y es difícil predecir lo que sucederá. «Los tiempos son muy cortos, si no alcanza a evacuarse la próxima semana, por sustracción de materia esta reforma constitucional quedaría aplazada para la nueva legislatura», explicó Sin embargo, otro de sus ponentes es hoy uno de sus principales contradictores. El representante a la Cámara Carlos Germán Navas Talero ve la propuesta como una «regresión al autoritarismo». «Cuando el pueblo colombiano elige al vicepresidente sabe a ciencia y paciencia quien va a reemplazar a su Presidente en el momento en que este se enferma, es democrático», dice Navas. Pero principalmente critica que sea el Congreso quien decida sobre la terna: «Lo que buscan los señores antidemócratas es que el Congreso de la Republica sea una camarilla y el pueblo no sepa nunca oportunamente quien reemplaza a su mandatario si este no está en condiciones». Germán Navas hace un paralelo de lo que sería la situación con la actual forma de elección de cargos como el del procurador general. «El pueblo puede no querer al señor pero cuatro o cinco personas han de decidir porque un grupo de senadores le pondrá heredero al presidente de la república en el momento que lo quieran«, manifestó. El representante se pregunta qué modelo es más demócrata, si el actual donde el ciudadano participa en dicha elección o uno donde otros decidan quien estará en cabeza de la Nación temporalmente. «El pueblo se juega la carta por el Presidente, pero se van a terminar bajando por el vicepresidente porque en Colombia todo lo que sea recortar la democracia les fascina», resaltó Navas. «Si quieren cambiar algunas cosas como el gasto del presupuesto nacional digan que el vicepresidente solo tendrá figuración cuando el Presidente se enferme. Pero meter al país en otra elección, eso si vale plata. Yo no tengo ningún interés en que eso avance, por mí que se hunda» concluyó el representante.

Fuente COLPRENSA

Compartir: