General (r) Montoya no contesta las preguntas de la JEP sobre ‘falsos positivos’

Aunque al principio dijo que guardaría silencio durante la audiencia este miércoles en la JEP el excomandante del Ejército, general (r) Mario Montoya, terminó respondiendo las preguntas de los magistrados por los ‘falsos positivos’.

El ex alto oficial, luego de haber expuesto ante la Sala de Reconocimiento durante 40 minutos, desde las 10 de la mañana, que sus hombres eran uniformados capacitados, que nunca dio una instrucción en contra de la Constitución y que las ejecuciones extrajudiciales nunca debieron haber sucedido, optó por guardar silencio ante las preguntas del tribunal de paz.

Los togados querían formularle interrogantes sobre las épocas previas a haber asumido la comandancia del Ejército, en la que estuvo de 2006 a 2008, cuando estalló el escándalo de los ‘falsos positivos’.

Luego, según informó la JEP, «durante casi cinco horas el compareciente respondió una a una las preguntas que los magistrados de la Sala de Reconocimiento le formularon sobre los informes y las versiones que lo han mencionado con hechos relacionados con muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate dentro del caso 03».

Mientras tanto, una veintena de víctimas permanecieron bajo las instalaciones del tribunal de paz pidiendo la verdad del máximo exjefe de la fuerza militar de tierra y primer general que se sometió ante la justicia transicional.

Entre las víctimas, que se manifestaron con pancartas, fotos, cánticos y música en plena carrera séptima de Bogotá, se encontraban las madres de Soacha: Ana Páez, por ejemplo, pidió saber cómo y por qué se llevaron el 4 de marzo de 2008 a su hijo Eduardo Garzón, de 32 años y padre de tres hijos, entre ellos un bebé de 9 meses.

Ambos, madre e hijo, trabajaban en la Escuela de Seguridad Vial de la Policía. Nunca se supo más de Eduardo, hasta que su cadáver apareció como NN junto al de Andrés Pesca, otra víctima de ejecución extrajudicial. Fue hallado en Cimitarra, Santander, el 27 de agosto de 2008, como supuesto integrante de un grupo armado ilegal muerto en combate a manos del Ejército.

«Soy de las madres de Soacha que hoy estamos clamando y pidiéndole a este señor que nos diga por qué mataron a nuestros hijos y que nos diga la verdad, sabemos que el Ejército lo mató, pero hoy queremos que la JEP nos ayude a conocer esta verdad que pedimos con todo el amor», dijo la madre.

Advirtió Páez, además, que en ese entonces «los cargos que estaban al mando» eran Montoya, el exministro de Defensa Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe.

Y concluyó, con la voz quebrada y el rostro cansado: «No queremos llorar más, queremos limpiarles el nombre a nuestros hijos. Aunque éramos pobres éramos dignos de vivir».

También estuvo, alentando a los carros que pasaban por el moderno edificio de la JEP a pitar en reclamo de la verdad, Luz Marina Bernal, vocera de las madres de Soacha, quien denuncia el ‘falso positivo’ de su hijo Farid Porras Bernal, de 26 años, desaparecido el 8 de enero de 2008, dice, a manos del Ejército y asesinado en Ocaña, Norte de Santander, por la Brigada Móvil 15.

«Hoy estamos ante la JEP exigiendo la verdad, por la responsabilidad que Mario Montoya tiene en más de 2 mil ejecuciones extrajudiciales», dijo Bernal

Así mismo, la madre de Soacha lanzó una pregunta para el excomandante del Ejército: «¿Quién dio la orden y quién se benefició con las ejecuciones extrajudiciales?».

Y aunque por ahora no le responde nadie, cree firmemente, que la JEP «es la que va a esclarecer toda la verdad».

Las audiencias de Montoya seguirán hasta el próximo viernes, en medio de sesiones reservadas y con la participación y presencia de 41 víctimas y 15 representantes judiciales.

El ex alto mando tendrá que abordar por lo menos 11 versiones rendidas por miembros de la fuerza pública dentro del caso 03, sobre ‘Muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate’.

La Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas informó al respecto que Montoya Uribe firmó el acta de sometimiento ante la JEP el 17 de octubre de 2018 y que las organizaciones presentes son Las Madres de los Falsos Positivos de Soacha, la Comisión Colombiana de Juristas, Humanidad Vigente, Corporación Jurídica Libertad, Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, Javier Villegas Posada Asociados, Asociación Minga, la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos y el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo.

Agregó la JEP en un comunicado emitido el pasado martes que dentro del caso 03, conocido también como el de ‘falsos positivos’, abierto el 17 de julio de 2018, se han priorizado seis territorios del país: Cesar, Antioquia, Catatumbo, Casanare, Meta y Huila.

En este expediente ya han rendido versión otros tres generales del Ejército Nacional: el general en retiro Paulino Coronado, excomandante de la Brigada 30; el general Miguel David Bastidas, exsegundo comandante del Batallón de Artillería No. 4 Jorge Eduardo Sánchez (Bajes) y el general (r) Henry Torres Escalante, excomandante de la Brigada 16.

Dentro de este mismo caso, la Sala de Reconocimiento de la JEP también ordenó las versiones de otros cuatro generales: Mauricio Zabala Cardona y Adolfo Hernández Martínez, actualmente activos; y del general en retiro Carlos Saavedra, excomandante de la Segunda División del Ejército y del general en retiro Guillermo Quiñonez Quiroz, excomandante de la IV División del Ejército, informó el tribunal de paz.

La versión se retomará este jueves a las 9 de la mañana.

Compartir: