La pelea de Vicky Dávila y Hassan Nassar

La discusión se originó por preguntas sobre el uso de un avión presidencial para trasladar particulares hacia Armenia, en donde se celebró el cumpleaños de una de las hijas del presidente Iván Duque Márquez.

Vicky Dávila y Hassan Nassar.

La razón por la que Hassan Nassar, consejero presidencial para las Comunicaciones, se conectó al programa de Vicky Dávila en Semana era la de explicar la utilización de un avión presidencial para transportar a unos invitados hasta Armenia, el pasado viernes, y celebrar el cumpleaños de una de las hijas del presidente Iván Duque.

Sin embargo, mientras avanzaba explicación del funcionario gubernamental también lo hicieron los roces. En un momento de la entrevista, Nassar comparó el hecho de llevar personas en el avión presidencial con el de llevar a personas en un carro blindado de la Unidad Nacional de Protección (UNP). La periodista le dijo que sí lo había hecho, pero que no era comparable su caso con el del presidente de la República.

Por eso, Nassar le cambió el ejemplo, y le preguntó que si ella no había viajado en el avión presidencial.

— De este gobierno no, pero, claro, como periodista he ido a cubrir cosas en el avión presidencial, pero nunca he ido a un paseo — dijo Dávila.

—Pero ha llevado a su familia — contrapreguntó Nassar.

—No, no señor. ¿A cuál familia? — señaló Dávila.

—Pues, no sé. Su esposo, por ejemplo. ¿Su esposo ha viajado? — dijo Nassar.

—Sí, sí, señor. Estuve en el gobierno Santos en un viaje, cuando la Madre Laura. Y fue muy criticado, se lo digo. Me pesó haber ido — respondió Dávila.

—Vicky, ahí está la hipocresía — terminó el funcionario.

Ahí se inició el “memorial de agravios”. Dávila le reclamó a Nassar que trajera el caso a colación, cuando fue a ese viaje como periodista y su esposo como invitado. Desde ese momento de la entrevista, vino un agarrón en el que salían cada tanto, de Vicky para Hassan, las piezas de una serie de insultos, que no bajaron de “lambericas de uribismo”, “doblemoralista”, “cobarde”, “inepto”, “lagarto”, “tipejo peludo”, “badulaque”, “payaso” o “patán”.

Incluso le sacó en cara que fue ella la que lo llevó a La FM, emisora de la que Nassar fue director. “Debe darle vergüenza al presidente la República tener un vocero y un jefe de prensa como usted (…) Como no pudo tener éxito como periodista, porque usted es un fracasado, entonces se fue largartearle al uribismo para que le dieran la casa de Nariño (…) Como colombiana le quiero decir que me da vergüenza que usted sea el vocero del gobierno de Colombia”.

Dávila culminó pidiendo perdón a la audiencia. “No puedo permitir que este señor ponga en duda mi honorabilidad y la de mi familia”

Vea el momento de la discusión en la entrevista

Compartir:

Comments are closed.