Juez absolvió a Valerie Domínguez por escándalo de Agro Ingreso Seguro

BOGOTA, 08 de Octubre_ RAM_ El juez 38 de conocimiento emitió fallo absolutorio a favor de la exreina y actriz Valerie Domínguez Tarud en el proceso que se le adelantaba por el llamado escándalo de Agro Ingreso Seguro.

En su decisión, que no duró más de 15 minutos, el funcionario judicial señaló que la actriz fue engañada por su entonces pareja sentimental, Juan Manuel Dávila Fernández de Soto, quien fue la persona que estuvo detrás de la presetnación de todos los documentos para solicitar ante el Ministerio de Agricultura los multimillonarios subsidios agricolas.

El administrador presentó en su decisión un perfil tanto de Valerie Domínguez y de su exnovio Juan Manuel Dávila, basándose en todas las pruebas y testimonios presentados en el juicio, señalando que debido a su formación personal y profesional ella desconocía todos los asuntos relacionados con el agro, mientras que él era un experto en la materia.

“No se puede decir que estaban en igualdad de condiciones, porque ella todo lo ignoraba y él en cambio lo manejaba con toda propiedad”, precisó el juez de conocimiento señalando tanto la formación profesional de Dávila Fernández de Soto y su familia que se dedica al cultivo de palma africana, así como el hecho de que ya en una oportunidad había recibido un subsidio del programa Agro Ingreso Seguro.

En este sentido señaló que Valerie Domínguez vienen de una familia dedicada a la joyería en la ciudad de Barranquilla, que ella estudió diseño de modas y de joyas y desde que fue reina se decidió a la actuación y al modelaje “entonces no sabía nada del agro”.

“Fue Dávila Fernández de Soto quien manejo todo este asunto desde el primer momento para buscar un nuevo subsidio de la finca que le entregó su padre”, precisó el funcionario judicial quien fue claro en señalar que no se pudo demostrar la culpabilidad de Domínguez Tarud en los delitos de peculado por apropiación y falsedad en documento privado, los dos en calidad de tentativa por lo que la acusó la Fiscalía General.

A su ingreso en el complejo judicial de Paloquemao, la actriz aseguró que confiaba plenamente en la justicia colombina y manifestó confiada que “hoy se acabaría” todo este tortuoso proceso en su contra.

 

La ingenuidad de Valerie

 

En su intervención, el juez fue claro en manifestar que tanto la realización del contrato de arrendamiento de la finca La Faena, desenglobada de la hacienda Campo Grande de propiedad de su entonces familia política, así como la solicitud de la propuesta para recibir los subsidios agrícolas estuvo detrás y como principal protagonista y autor Juan Manuel Dávila Fernández de Soto.

Y es que ante el rechazo de su proyecto en la primera convocatoria de Agro Ingreso Seguro en el año 2009, el empresario samario se maquinó un plan con el fin de conseguir dichos subsidios agrícolas, para lo cual se aprovechó de la ingenuidad de su pareja sentimental para llenar una serie de requisitos exigidos por el Ministerio a su nombre y así lograr el desembolso de esos recursos.

“Pero como todo estaba preparado no perdió la oportunidad e hizo que su incauta, ingenua y enamorada novia acudiera a la convocatoria para lo cual le hizo firmar el famoso contrato de arrendamiento y luego presentar el proyecto”, indicó el juez en su decisión que fue celebrada a rabiar por los amigos y familiares de la actriz que la acompañaron en la diligencia judicial.

En su decisión el juez tuvo en cuenta el intercambio de correos electrónicos entre Juan Manuel y Valerie, así como las declaraciones de testigos e incluso el testimonio del mismo empresario samario en los que se permitió inferir hasta la saciedad que la exreia y actriz desconocía de la naturaleza de los documentos que firmó, así como las consecuencias que esos le iban a traer.

“Allí Juan Manuel reconoce la ingenuidad total de Valerie en las conductas que le imputó la Fiscalía y hace suya la responsabilidad sobre el asunto y por lo mismo son entendibles sus manifestaciones de pedirle perdón porque las mismas no tendrían razón si no le hubiesen causado un daño”, precisó el administrador de justicia.

En este orden de ideas, basándose en los correos electrónicos que fueron presentados a lo largo del proceso judicial, se pudo verificar que él empresario la presionó para firmar un poder con el fin de que fuera él la persona encargada de manejar todo lo relacionado con la solicitud de dichos subsidios al Ministerio de Agricultura.

“Valerie solamente firmó los documentos que su compañero permanente le presentó, pero lo hizo, como el mismo lo reiteró en varias oportunidades ‘de buena fe’, sin sospechas de ninguna inole, sin pensar que fueron utilizados para protervos fines, y la confianza era legitima puesto que vivía con esa persona y no le era exigible por ello la cautela que normalmente debe acompañar a quien suscribe un documento. Ella confió en lo que su marido le decía, en la legalidad de sus actuaciones lejos en todo caso de acciones ilícitas”, indicó.

Fiscalía apelará decisión

 

El próximo 22 de octubre el juez 38 de conocimiento presentará en su totalidad el fallo con el cual declaró en primera instancia la inocencia de la actriz y modelo en este proceso que duró más de un año y medio.

Se espera que en dicha audiencia, la Fiscalía General presente el recurso de apelación el cual será resuelto por la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá que tendrá que definir si avala o no esta decisión. La recién absuelta expresó su gratitud y dijo que “siempre confié en la justicia. Fueron tres años muy dolorosos, le doy gracias a Dios y a la justicia porque por fin siento un alivio”.

«Ella todo lo ignoraba mientras que él todo lo conocía», dijo el Juez.

Agregó que a pesar de la relación tormentosa con su pareja ella continuo con la relación.

«Él no quiso perder el subsidio y uso a su ingenua, incauta y enamorada novia», dijo el juez.

Agregó que en el juicio el mismo Juan Manuel Dávila reconoció que ella actuó de buena fé.

El juez consideró que fue Dávila el que tuvo todo el control del proyecto.

La actriz era investigada por los delitos de peculado en calidad de tentativa y falsedad en documento por tramitar un subsidio de 306 millones de pesos de Agro Ingreso Seguro.

El juez del caso dijo que el proceso de trámite era complejo y solo alguien experto podía adelantarlo.

El juez consideró que ella «no sabe nada del agro», y que su exnovio sí era un experto en el tema.

Compartir: