Procuraduría tumba fallo que había destituido a concejales de Villavicencio

Villavicencio…  La Procuraduría Delegada para la Moralidad Administrativa, falló en segunda instancia el proceso contra los 19 concejales de la capital del Meta y la contralora Luz victoria Leal, y procedió a cerrar el caso.

El fallo de primera instancia se produjo el 17 de agosto en la Procuraduría Regional del Meta, donde se decidió suspenderlos e inhabilitarlos por haber elegido como contralora a Luz Victoria Leal, quien estaba impedida para tal dignidad porque sobre ella pesaba una sanción por detrimento fiscal que le impedía desempeñar cargos públicos.

Los abogados de los ediles apelaron el fallo, y se inició el trámite en segunda instancia ante la jurisdicción superior.

Hasta el momento se desconoce oficialmente el sentido del fallo.

Si se mantiene la decisión de primera instancia, las curules quedarán en manos de los siguientes en las listas presentadas a las pasadas elecciones de concejo por parte de los partidos políticos a los que pertenecen los concejales destituidos.

El fallo se conoce, en momentos que la corporación eligió nueva mesa directiva con la presidencia del liberal José Antonio Pérez Cassiano.

Los siguientes en la votación ya están listos para asumir.  Pero si, por alguna razón estos deciden no hacerlo –o no pueden- vendrán problemas mayores.

La organización electoral tendría que agendar en su calendario de elecciones atípicas un cronograma para que Villavicencio vaya de nuevo a las urnas y escoja otro concejo, proceso que no tardará menos de tres meses, pues eso es lo que dura la sola campaña electoral propiamente dicha (inscripción de candidatos, impresión de tarjetones y demás procesos logísticos).

Ese es el verdadero problema para la ciudad. Por falta de concejos algunos alcaldes han terminado en la cárcel, señalados de usurpar funciones de los cabildantes ausentes. Ocurrió muchas veces desde los años noventa. Especialmente en los sitios afectados por el conflicto interno armado. En Vistahermosa, Meta, por ejemplo, durante la vigencia de la zona de distensión de San Vicente del Caguán, fue famoso el caso de un alcalde que prefirió renunciar antes de ir a la cárcel porque no tenía concejo municipal. Los titulares renunciaron en masa por orden de la guerrilla y los suplentes tampoco quisieron asumir.

Compartir: