Venezuela se prepara para las mayores elecciones de su historia

Con un censo electoral de casi 19 millones de ciudadanos, Venezuela enfrentará este domingo una de las elecciones más reñidas y concurridas de su historia democrática, reto que asumirá el Consejo Nacional Electoral (CNE) y su máxima representante, la rectora Tibisay Lucena, quien señaló que está dispuesta a “exigir que respeten los resultados” por “respeto al pueblo venezolano”.

Lucena aseguró en que dispone de los mecanismos para atajar cualquier eventualidad. “Estamos calculando, no quiere decir que sea así, que tres horas después de que termine la votación en todo el país, podríamos estar dando resultados”, dijo.

Para la consulta están habilitados 18,9 millones de electores y los sondeos esperan una participación de 80 por ciento, una de las más altas de las últimas disputas electorales.

Por su parte, la rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Socorro Hernández, informó que el 99,76% de las mesas de votación están instaladas.

Este viernes se instalaron 39.018 mesas electorales distribuidas en centros de votación de toda la nación. Este es el proceso que antecede a la constitución de las mesas, que se realiza el 7 de octubre a las 5:00 de la mañana.

En la instalación, los miembros de mesa conectan la máquina de votación y comprueban, con la emisión de la llamada “acta cero”, que no existen registros de votos en los equipos. Igualmente, se verifica que todo lo que necesita la mesa para funcionar fue distribuido correctamente.

Este proceso comenzó a las 8:00 de la mañana con la participación de testigos de los partidos políticos de todas las tendencias.

En el panorama global, las elecciones son seguidas con suma atención en la región, donde el presidente Hugo Chávez, quien cumplirá en febrero 14 años en el poder y una segunda reelección le aseguraría 20 años en el mando, ha construido una poderosa influencia gracias especialmente al petróleo, que provee en condiciones preferencialesa a varios países, y también a las oportunidades de negocios que ha brindado a sus aliados, sobre todo a Cuba, cuya economía depende en gran medida de Venezuela.

Chávez, de 58 años, enfrenta un reto inédito, el exgobernador Henrique Capriles, quien representa la carta de triunfo opositora más seria desde el comienzo del mandato bolivariano, en febrero de 1999, y viene de un año de tratamiento contra el cáncer que padece y que mermó su capacidad proselitista.

Capriles, de 40 años, va a su mayor compromiso político después de haber ocupado un escaño de diputado en 1999, con 26 años; luego fue alcalde del municipio metropolitano de Baruta y gobernador del estado Miranda, cargo del que se retiró para disputar la presidencia.

La campaña electoral por los votos terminó el jueves después de más de tres meses, en los que Capriles fue el “dueño” de la calle, pues desde el inicio arrancó con visitas “casa por casa” y “pueblo por pueblo”, planteando su mensaje de cambio, mientras que el presidente centró su actividad en una mayor presencia mediática y contadas presentaciones públicas.

Compartir: