Detienen en Cuba a la bloguera opositora Yoani Sánchez

La bloguera disidente cubana Yoani Sánchez fue detenida en Bayamo, al este de La Habana, a donde había viajado para presenciar el juicio al español Angel Carromero, acusado de homicidio involuntario en el accidente donde murió el opositor Oswaldo Payá, según informan las agencias internacionales.

Esto ocurre un día después de que las autoridades cubanas encarcelaran nuevamente al disidente Guillermo Fariñas, Premio Sajarov 2010 del Parlamento Europeo, y a otros 21 opositores en Santa Clara cuando se disponían a celebrar una reunión.

Un par de blogueros oficialistas, que generalmente cuentan con muy buena información, confirmaron el arresto de Yoani. «La bloguera pronorteamericana fue detenida hoy en la ciudad de Bayamo, lugar a donde viajó para intentar una provocación y un show mediático que perjudicara el buen desarrollo del juicio», dijo Yohandy Fontana.

García Ginarte, un periodista de la televisión de Bayamo, sostuvo en su cuenta de Twittere que la bloguera, a la que califica también de «pronorteamericana», había viajado a esa ciudad para montar un acto de provocación y que “fue detenida por autoridades locales».

Sánchez fue arrestada junto a su esposo, el periodista opositor Reynaldo Escobar. Según      García Ginarte, la bloguera viajó en calidad de «corresponsal ilegal» del diario español El País.

El caso que fue a presenciar Yoani tiene una fuerte connotación política. Carromero, de 27 años y dirigente de Nuevas Generaciones del conservador Partido Popular, conducía un vehículo alquilado que el 22 de julio se estrelló contra un árbol próximo a Bayamo, en el que viajaban Payá, el también opositor Harold Cepero (31 años), ambos muertos a consecuencia del impacto, y el político sueco Jens Aron Modig, de 27 años, quien regresó a su país, tras las pesquisas policiales.

Según las autoridades cubanas, el accidente se produjo por exceso de velocidad en una zona en reparaciones de la ruta, por lo que Carromero puede enfrentar una pena hasta de 10 años de prisión, según las leyes cubanas.

La muerte de Payá, de 60 años, dirigente del opositor Movimiento Cristiano Liberación y Premio Sajarov 2002 del Parlamento Europeo, concitó gran repercusión internacional, entre ellos un mensaje de condolencias del papa Benedicto XVI.

Compartir: