74 muertos en partido de fútbol en Egipto

Al menos 74 personas murieron y otras 188 resultaron heridas tras los enfrentamientos entre las hinchadas del Al Masri y el Al Ahli que se enfrentaban en Port Said en un partido de la liga egipcia. El delegado de Sanidad de la ciudad, Helmy Ali Al Atny, dijo que la mayoría de las muertes se produjeron por fracturas craneales así como por caídas desde las gradas.

Los ultras del Al Ahli, conocidos como los Diablos Rojos, tienen detrás de sí una triste historia de enfrentamientos con hinchadas de otros equipos, pero según testigos presenciales fueron los radicales del Al Masri quienes provocaron los trágicos sucesos al invadir el terreno de juego tras cada gol de su equipo, que se impuso por 3-1, y hacerlo de nuevo al final del encuentro.

Al conocer la gravedad de los acontecimientos el jefe de la Junta Militar egipcia ordenó que dos helicópteros se desplazaran hasta Port Said para evacuar hasta El Cairo al equipo de Al Ahli, que lo había pedido, y a sus aficionados. Al tiempo, el Ejército comenzó a sacar de la ciudad a muchos aficionados en autobuses protegidos por vehículos blindados. Según el Gobierno egipcio 47 personas fueron detenidas.

La Federación Egipcia de Fútbol decidió suspender la Liga por un tiempo indefinido mientras se abre «una exhaustiva investigación para mostrar la verdad a los aficionados», según dijo su presidente Samir Zaher. El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, afirmó «estar aturdido y apesadumbrado. Es un día negro para el fútbol». A su vez, el presidente del Parlamento egipcio ha convocado para hoy una sesión de urgencia para analizar los hechos.

El portugués Manuel José, entrenador del Al Ahli señaló: «Esto es un caos absoluto. Nuestros aficionados llegaron a entrar en nuestro vestuario. De nuestro equipo están todos bien. La culpa fue de los soldados y de los policías que había en el campo porque cuando empezaron los problemas desaparecieron todos».

Compartir: