Liberan en España a niño colombiano, hijo de un narco, que fue secuestrado

Barcelona (España), 5 oct (EFE).- Un niño colombiano de once años fue liberado por la policía después de permanecer secuestrado durante casi dos días en una vivienda de Barcelona (Cataluña), atado de pies y manos, sedado y recibiendo amenazas.

Según informó hoy la policía regional catalana, los captores del menor pedían un rescate de cinco millones de euros (6,5 millones de dólares) por su liberación.

El cerebro del secuestro, según los investigadores, era un preso de una cárcel de Valencia (este) que hace meses había coincidido en la prisión con el padre de la víctima, un narco colombiano que al parecer acumulaba varias deudas por tráfico de drogas.

Este preso español condenado por homicidio, tras comprobar que el colombiano disfrutaba de un alto nivel de vida ya que regentaba varios restaurantes, ideó y preparó minuciosamente el secuestro para pedir un elevado rescate.

Una fuente policial explicó hoy en rueda de prensa que, como cebo, el cerebro de la operación le comunicó al narco que tenía unos conocidos en Barcelona que podían facilitar los trámites de regularización a su mujer y a sus tres hijos a través de un policía corrupto.

El secuestro se produjo el pasado 25 de septiembre, cuando el menor y su madre, también colombiana, viajaron engañados desde Valencia a Barcelona, para encontrarse con unas personas que les aseguraron que les ayudarían a regularizar su documentación.

A su llegada al lugar de la cita, la mujer y su hijo se subieron engañados al vehículo que conducía una joven, que les llevó hasta un descampado.

Una vez allí, aparecieron cuatro personas con armas de fuego y el rostro tapado, que agarraron al menor y lo introdujeron en el maletero de un vehículo.

En ese momento exigieron a la madre el pago de un rescate de 5 millones de euros si quería volver a ver a su hijo.

La mujer denunció los hechos a la policía y se activó la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones, que rápidamente descubrió el nexo entre el padre del menor y el supuesto cerebro de la operación, lo que les permitió avanzar en la investigación.

Casi dos días después del secuestro, fue localizado el piso de Barcelona donde se encontraba el menor, y agentes del Grupo Especial de Intervención lograron liberar al chico, que estaba atado de manos y pies con unas bridas.

Además había sido sedado por los secuestradores, que le inyectaron fármacos muy potentes, por lo que fue ingresado en un hospital barcelonés, donde se reencontró con su madre.

Durante el cautiverio, los secuestradores amenazaron al chico con cortarle la lengua si hablaba o incluso con venderle a un grupo de torturadores si su familia no pagaba el rescate exigido, según los investigadores.

También encontraron un documento que recogía por escrito las indicaciones necesarias para cometer el secuestro, e incluso incluía de forma explícita la instrucción de matar y descuartizar al menor si eran descubiertos por la policía.

En el piso donde estaba retenido el chico, los agentes detuvieron a una mujer que se encargaba de su custodia, identificada como Marta C.V., de 46 años y nacionalidad española.

Posteriormente, fue arrestado Guillermo F.M., de 36 años, también español, por su supuesta participación en el secuestro.

En la operación policial, que sigue abierta, los investigadores ya han identificado a otro de los supuestos miembros del grupo, por lo que han emitido una orden policial de búsqueda y captura. EFE

Compartir: